Lo que realmente hace la psicoterapia

Anuncios

EL DÍA QUE ME CONVIRTIERON EN PERSEGUIDO POLÍTICO

En cadena nacional el día de hoy se anuncia que el régimen quiere apresarme por mis ideas y opiniones. Dicen que yo incito al odio.

La verdad es que si los odio. Los detesto con toda la fuerza de mi corazón. Son una dictadura atroz, horrible, que ha llenado de sufrimiento y dolor mi amado país.

Les deseo la peor de las suertes? Si, sin duda. Quiero lo peor para ellos? Si, sin duda.

Ser un perseguido político de un régimen rechazado por el mundo civilizado es un honor. Yo no oculto mi sentimiento hacia ellos y lo seguiré diciendo. Al igual que no oculto mis sentimientos ante los militares traidores y cobardes que aún se le paran firme a maduro y rechazo profundamente a todo aquel que apoye la dictadura del régimen chavista.

Tengo miedo? Claro que tengo. Ellos tienen tentáculos en todas partes, pero mi amor por Venezuela es mayor que mi miedo, y no voy a flaquear en mi lucha contra ellos. Se que tengo influencia, se que la gente me presta atención y valora mi criterio, y por eso ellos me temen. Así que seguiré usando esa influencia para luchar contra ellos hasta que desaparezcan de mi patria.

Amo a mi país, amo a su gente. No voy a disminuir mi intensidad porque ahora yo sea un perseguido político.

Ahora seré mucho más intenso y con más fuerza.

Nos vemos en libertad Venezuela. Promesa!!
#HabiaQueDecirlo

SOMOS HIJOS DE LA LIBERTAD

Somos hijos de la libertad, somos venezolanos y nuestro apellido es dolor, pero eso justamente es lo que nos ha hecho madurar, crecer y ser hoy en día, seres más conscientes de lo que es un país y de como debe ser.

Somos hijos de libertadores, nos forjamos en dificultades y contingencias, somos de la estirpe que recorrió suramerica liberando naciones, somos bravio, fuerza y valentía.

Somos hijos de las dificultades, nos hemos curtido en el sufrimiento y la lucha. Nos hemos crecido en la adversidad y nadie ya podrá decirnos que somos flojos o cómodos.

Somos hijos de Venezuela, la buena, la bonita, la bella, la que amamos. Somos el producto de esta historia, somos los protagonistas de esta nueva campaña admirable.

Somos Venezuela y nos sentimos orgullosos de decirnos venezolanos.

INFLUENCER ¿SER O NO SER?

Hablemos de ser influencer.

Hace poco discutía con una amiga que decía que yo era influencer en redes y yo le decía que no, que yo no entraba en esa categoría ya que yo era demasiado reactivo, emocional, y que mi vida en redes era hacer reflexiones sobre temas de psicología y promocionar mis servicios y libros.

Ella me decía que un influencer tenía un nivel de credibilidad importante y que la gente tomaba en cuenta sus opiniones y que eso sucedía conmigo.

Yo le decía que no, que yo no era buen ejemplo para eso. La gente sabe que he sido infiel, mentiroso, bicho de uña, promiscuo, ratica, mal hablado, peleón, rebelde, a veces mala gente y que yo era de todo menos psicólogo en redes. Eso no podía dar credibilidad.

Ella me decía que yo podía ver eso en mis recomendaciones y publicidad. Que a quien yo le hacía publicidad lo hacía crecer en un minuto, y que eso era una muestra de que si era influencer. De que la gente me cree.

Al final, yo me quedé pensando sobre eso. Si, es verdad, ayer recomendé una cuenta y en pocas horas le metí un gentío (la foto del post), pero eso me hace influencer? No lo sé.

Qué si quiero creer? Que uds reflexionan junto conmigo, que crecen también junto a mí, que lo que les escribo les sirve y que mi ejemplo en la vida (lo bueno y lo malo) les sirve como punto de referencia. No me importa si soy o no influencer, me importa que entre todos ayudemos a ayudarnos, con nuestras luces y nuestras sombras. Eso es todo.
#habiaquedecirlo