Método Psicovivir será cátedra universitaria

En compañía de autoridades rectorales de la Universidad ISEP

Como regalo previo a la Navidad, quiero darle un regalo a todas las personas que me leen y me siguen durante todos estos años.

Hemos logrado cumplir y hacer un sueño realidad: Psicovivir, su forma de hacer terapia, su método, y la manera como hoy en día está ejerciendo una nueva psicoterapia, estará en una universidad.

A partir del año que viene, en el 2022, el Método Psicovivir será enseñado en la Universidad ISEP, y nos sentimos profundamente honrados, orgullosos y totalmente agradecidos por recibir este honor.

Indudablemente es un honor y un compromiso inimaginable, el hecho de que un psicólogo venezolano, su método terapéutico y la manera cómo ha revolucionado la forma de presentar la psicología, quiera ser enseñado a los estudiantes de una universidad.

Así que, a partir del 2022, vamos a formar parte de la @universidadisep, y junto con su rector, Rodrigo Riaño @rockriano y Marc Gaja @marcgaja, vamos a nutrir y a fortalecer su pensum, a través de diplomados, certificaciones y estudios, desde esta prestigiosa universidad mexicana que tiene sucursales en España y Colombia.

Esta noticia también responde a todas las veces que estudiantes de psicología y psicólogos en ejercicio, se han acercado a preguntarme cómo hacer para conocer, estudiar y practicar el método que hemos creado e implantado, y que ahora nos ha posicionado como la mayor red de atención psicológica de Latinoamérica. Y vamos por más.

Sepan.

psicovivir #psicologiaclinica

teampsicovivir #metodopsicovivir

universidadisep #psicologia #psicoterapiaonline

Un mensaje para los venezolanos en Chile

Ganó el socialismo en Chile. Una tragedia para el venezolano. Aunque también una profunda oportunidad. Les explicaré.

Somos 7 millones de venezolanos que salimos del infierno socialista venezolano. Sabemos lo que significa un control de cambio, un control de precios, una expropiación, y que un gobierno controle los procesos de fabricación, distribución y servicios de una sociedad. Sabemos que todo eso implica destrucción, hambre y muerte. También lo sabe Cuba, Nicaragua, Argentina, y otros países. Los chilenos también lo sabían, pero se les olvidó.

Pero algo que también sabemos es sobrevivir, luchar, no perder la esperanza, encontrar oportunidades donde pareciera no haberlas. Sabemos reír en la adversidad, generar emprendimientos, pararnos sobre nuestros sufrimiento, y también sabemos prosperar, a pesar de tener todo en contra. Los venezolanos somos una sociedad curtida en el dolor del socialismo y de la dictadura. Somos fuertes, muy fuertes.

Todas esas características tienen que darnos esperanza. Chile es un país con instituciones, no está en dictadura y tiene una sociedad que tampoco se rinde. Chile no es Venezuela, al menos no aún. En consecuencia, yo les sugiero a mis compatriotas calma, serenidad, no ser pesimistas y seguir viviendo de manera tal que cada quien haga su biografía personal.

Es muy pronto para saber si Chile también será destruido por el socialismo, al igual que todos los países donde ese sistema reina.

Es pronto para pensar en irse de nuevo. Es pronto para pensar o sentir que no hay alternativas.

Los chilenos votaron en democracia y a nosotros nos queda seguir luchando para construir nuestra vida, junto a ellos, en paz, armonía, alegría y respeto.

Nosotros sabremos ver las señales mucho antes que ellos mismos (ya que olvidaron lo que el comunismo significa), y cuando veamos las señales, tomaremos decisiones. No antes.

Respetemos a los chilenos, sigamos aportando a la sociedad, respetando las leyes y siendo la mejor versión de nosotros mismos, y calmemos nuestra angustia, con fe y esperanza, que quizás, al final «todo estará bien» y nuestro «miedo se convertirá en esperanza».

Sepan.

¡No hay excusas, Pablo Montero!

El tema de Pablo Montero y Maduro es más que un tema político. Es un tema psicológico y social. Les explicaré por qué.

La música es universal, eso es cierto. Pero, cuando tú vas a cantarle el cumpleaños a un tipo denunciado por crímenes de lesa humanidad, que mantiene una tiranía sangrienta, y es culpable del éxodo de más de 6 millones de personas, es definitivamente una atrocidad ligada a la indignidad y a la indiferencia.

Pablo Montero es indiferente al sufrimiento y eso lo convierte en un sociópata. Cuando no sientes ninguna culpa, ni remordimiento, ni empatía por el sufrimiento de muchos, de una sociedad, de un grupo humano, eres un sociópata. Eso es un hecho y no tiene discusión. No importa si antes no lo mostrabas, o nunca lo dejaste ver. Tampoco importa si te «has portado bien» antes. Si un día te levantas y vas y le celebras cantando el cumpleaños a un genocida, ud. de la cabeza, del alma y del amor, no está nada bien.

Pero también es un tema social.

Hay un nivel moral que implica aquello qué celebras o qué no.

Porque aunque la música es universal, esto no es excusa para ir y cantar a asesinos.

La excusa no puede ser que «llevas la música mexicana por el mundo», ya que tú no haces un concierto en una cárcel donde le vas y le celebras el cumpleaños a un tipo que haya violado a un grupo de niños. Tú no vas y le cantas por aquello de la universalidad musical, a un tipo que, por ejemplo, este convicto como asesino serial. ¿Lo ves? No existe tal generalidad en cuanto a la música. Hay ciertos límites, principios y valores, ligados a esto.

En consecuencia, todo artista que va y le canta al tirano, le canta a la muerte, a la destrucción, al crimen, a la injusticia. Todo artista que se vende por un puñado de dólares, cantando al criminal, demuestra un lado sociopático importante. Todo artista que celebra cantando el cumpleaños de un asesino, es una desgracia para el arte.

No importa su trayectoria, su carisma o sus actos pasados. Es una desgracia para la música, para el arte y para la humanidad.

Lleve.

Feliz día a los psicólogos, pero no a todos.

Tengo una relación de amor y odio con los psicólogos. Les explicaré.

Cuando estudié psicología, salí de la universidad sin conocimientos reales de psicoterapia y mucha paja en la cabeza. Me gradué summa cum laude, pero yo estaba muy claro respecto a que eso no representaba nada. Por otro lado, todos, absolutamente todos los psicólogos que conocía, eran hipócritamente moralistas, con una idea absurda de la ética, y creyéndose superiores a los demás. De paso, chismosos, con una tendencia a enjuiciar a los demás y peor aún, a otros psicólogos. Por si fuera poco, los veía muy locos, enrollados, con mil peos en la cabeza.

Y yo también.

La diferencia entre ellos y yo es que yo sí sabía que tenía problemas, que mi moral era bastante relajada (y sigue siendo), que la ética y yo no siempre vamos juntos, y que yo jamás me sentía superior a nadie. Adicional a que, criticar a un colega me parecía cobarde, hipócrita y enfermizo.

Así que me convertí en el psicólogo que quería ser. Un tipo tan perdido como sus pacientes, pero con un mapa y una linterna para acompañarlos en sus luchas. Hoy siendo un psicólogo maduro, ya no tengo rollos con la ética, no confundo psicología con religión, mi moral la dejo fuera de una cama, y mi vida personal, a veces es un caos.

Ahora enseño a los psicólogos que trabajan en mi equipo a no sentirse superiores, a hablar en un lenguaje llano, directo, sin mucha vaina, no doy consejos, sino que aplico técnicas, hago psicoterapia, pero no pretendo enseñarle a nadie cómo debe vivir. Me importa absolutamente nada ser rechazado y amo a quienes me aceptan.

Así que, al final, hice mi propio camino. Tengo a Psicovivir Internacional, donde enseñamos a hacer terapia y donde los mejores se quedan conmigo.
Hacemos historia y nos convertimos en la empresa más grande de psicología de Latinoamérica, con sucursales en varias partes del mundo y atendiendo a miles de pacientes diariamente.

Así que siendo el día del psicólogo en Venezuela, felicito a mis colegas, a la mayoría que entiende que la psicología es para la gente y no para sentirse superior o juzgar a los demás. A esos psicólogos les abrazo y felicito.

A los otros, no, a esos no.

Lleve.

Una buena noticia en Venezuela

En Venezuela no ganó el chavismo. No hubo elecciones. La abstención fue mayoría y eso es una buena noticia. Les explicaré por qué.

Hasta ahora hemos tenido una «oposición» que lo único que ha logrado es eternizar a la dictadura. No solo el tirano nos ha tenido presos en sus redes, la oposición también. Tipos como Capriles, Borges, Allup, López y Guaidó, han traicionado al opositor venezolano, y lo han hecho siempre bajo el argumento de que ellos representan a Venezuela, la Venezuela opositora, mientras que lo único que han hecho es darle oxígeno a Maduro una y otra vez. Cobardes, traidores, gusanos políticos. Todos ellos.

La alta abstención ayer fue una señal de esperanza. El venezolano inteligente, y en este caso demostró que es la mayoría, rompió con esa oposición. No hizo caso en su llamado al voto y a legitimar al régimen. Le dió la espalda. Ahora esos gusanos políticos no pueden decir que representan a Venezuela. El rompimiento fue total. El venezolano decente no quiere al régimen y ya se dio cuenta de que la oposición es nefasta también.

¿Qué sucederá ahora? El venezolano seguirá luchando, sobreviviendo, intentando protegerse a sí mismo del infierno de la dictadura. No ha pasado nada, todo seguirá igual o incluso peor, pero ya eso se sabía. Los resultados no iban a ser diferentes. Sin embargo, debajo de todo eso, nace una luz de esperanza.

Al romper con la oposición, el venezolano va a buscar salidas, encuentros, nuevos políticos, nuevos caminos. Los países nunca se quedan estáticos. Venezuela no será la excepción. Incluso, vemos a Cuba, quien parecía dormida, y también va reaccionando. ¿Por qué? Porque los países nunca mueren. Venezuela va a empezar por un camino de reconstrucción desde las bases. Quizás pasen algunos años, no lo sé, quizás mucho menos, pero sí tengo claro que ahora inicia una nueva oposición. Esa vendrá, y esa va a liberar a Venezuela.

Yo me sumo a eso. Yo tengo esa esperanza. Yo seguiré luchando. Yo quiero pertenecer a esa nueva oposición, y sé que uds. también. Tengamos fe, esperanza. Ya rompimos con ellos, ahora toca empezar de cero y crear una nueva lucha.

Y eso va a suceder.

Sepan.

#psicovivir #venezuela #analisispolitico #oposicion #comunismo #socialismo

En Venezuela la lucha no es electoral, es existencial.

El asunto en Venezuela no es electoral, el punto no es votar o no votar.
Si yo estuviera en Venezuela yo no tendría ninguna duda, yo no votaría.
¿Y por qué no votaría? Primero que nada, porque el problema no es electoral, es existencial.
En Venezuela, existe una dictadura, existe un tirano que es dueño de todos los poderes dentro del Estado. El hecho es que cuando él dice «no volverán», es una declaración de guerra y también es una declaración de principios.
El régimen se ha apoderado de la oposición y realmente quizás uno, dos o tres políticos en Venezuela y fuera de ella, no son parte del régimen. El resto, sin duda alguna, es clarísimo, pertenecen al régimen, hacen negocios con ellos y sencillamente viven en una conchupancia donde se reparten cuotas y poder.
En consecuencia, en Venezuela no hay un problema electoral. Sencillamente el tirano va a intentar legitimarse, la oposición va a hacer la parodia de que va a unas elecciones.
El problema en Venezuela es una lucha entre el bien y el mal, entendiendo bien al venezolano que busca la libertad, al venezolano que intenta no perderse en ese maremágnum infernal que implica una dictadura.
Y el mal está sencillamente simbolizado por el tirano, por el chavismo, por el socialismo. Nadie inteligente es socialista. Históricamente está probado: el socialismo nunca ha sido una opción para la prosperidad de un país.
En consecuencia, no se debatan, no peleen, no se dividan en función de si votar o no votar. Olvídense de campañas y manipulaciones psicológicas.
La única manera de resolver esto es a través de romper el estatus quo, de dejar de creer tanto en el régimen como en la falsa oposición y de entender que se necesita la formación de un nuevo venezolano que no cree en absolutamente ninguno de los protagonistas políticos que en este momento existen.
Cuando rompamos eso y por fin comprendamos que necesitamos recurrir a la creación de nuevos líderes, desde la base, entonces sencillamente en los próximos años, porque eso no va a ser pronto, Venezuela será libre, porque entonces ya dejará de tener una lucha existencial y empezará una lucha por su libertad.
Así que, en resumen: En Venezuela no hay elecciones, en Venezuela lo que hay es una farsa, una farsa electoral, donde sencillamente, no va a pasar más allá del chavismo haber ganado una cantidad de puestos y algunos opositores, algunas cositas, al final nunca son opositores.
Sencillamente, son socios del régimen y nada más.