El estafador de Tinder y la raíz del miedo

Vi El estafador de Tinder, tras leer miles de comentarios de mujeres diciendo que algo así jamás les pasaría, que las estafadas eran ingenuas, tontas y poco inteligentes. Eso me pareció interesante.

Me pregunté: ¿Qué tiene este documental que hace que las mujeres se sientan más inteligentes que las víctimas de la estafa?

Mi sorpresa es que no. Las víctimas no eran ingenuas, ni tontas, ni poco inteligentes. Eso me trajo al presente la psicología del miedo. Y aquí les va.

Cuando tú tienes miedo, usas mecanismos de defensa para no afrontarlo. Si algo te da miedo es porque lo consideras peligroso. La reacción natural es escapar. Pero hay otras reacciones. Una es paralizarse, y otra es atacar la raíz del miedo.

Todas son acciones naturales. Existen otros mecanismos ante el miedo, cuando este no representa un peligro físico, sino emocional: la negación. Es decir, negar la raíz del miedo. ¿Qué ocurre?

El tipo es rico, atractivo, el prototipo soñado de muchas mujeres. Es fácil caer ante él. Ves la película y dices «eso me puede pasar a mí». ¡Miedo! Inmediatamente nace el mecanismo de defensa. ¡NO, a mí no me pasa esa vaina! Y aparece un refuerzo: yo no soy tonta como ellas.

Entonces surge una creencia: a mí no me pasa eso porque no soy ingenua, tonta, estúpida, etc.

Y listo, cambiaste el miedo por autoestima. «Yo no soy tonta, soy más inteligente».

Por eso la reacción de la masa femenina ante el documental.

Sienten miedo porque saben que, al final, podrían ser estafadas económica o emocionalmente por el hombre soñado.

Por cierto, la estafa, PRIMERO, fue emocional. Lo económico fue una consecuencia, no una causa.

La estafa emocional es prácticamente masiva.

Lo que quizás no ha sucedido en algunas de uds. es la estafa económica. En este caso, la estafa, PRIMERO, es emocional. Por eso da tanto miedo. La mayoría de las mujeres sabe que eso SÍ le puede pasar y justamente para no enfrentarse a ese miedo, ven a las del documental como tontas e ingenuas. Así se sienten con fuerza para pensar que a uds. jamás les pasaría.

La realidad es que la mayoría sí ha sido estafada emocionalmente, y lamentablemente seguirá pasando, porque la culpa jamás es de la víctima.

Lleve.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s