LO QUE HACEMOS EN LA UNIDAD DE APOYO PSICOLÓGICO A LA PERSONA CON OBESIDAD

Los aspectos psicológicos juegan un papel decisivo en la producción y mantenimiento de la obesidad, y por lo general nunca se abordan. En la Unidad de Apoyo Psicológico a la Persona con Obesidad (Uappo) se ofrece asesoría, apoyo y acompañamiento a quienes decidan cambiar su vida para siempre… Aquí les dejo la muestra del avance hacia la salud plena de algunos de los que decidimos emprender este maravilloso camino de vuelta a la vida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

HOY FUE UN DÍA FELIZ

Hoy fue un día especial. Todos los integrantes de la UNIDAD DE APOYO PSICOLOGICO A LAS PERSONAS CON OBESIDAD fuimos a subir el cerro “El Casupo” en Valencia, Edo, Carabobo. Venezuela. Un cerro alto, empinado, muy pedregoso y difícil de transitar. Iniciamos la caminata a las 8 de la mañana y regresamos a las 12 del medio día.

La travesía estuvo cargada de simbolismos. La subida fue trabajosa y lenta, pero todos estábamos muy alegres y no nos dábamos cuenta de lo empinado, hacíamos pausas y aun así seguíamos subiendo; el paralelismo con la obesidad es innegable. La bajada fue muy lenta, difícil, dolorosa y con muchísimo esfuerzo; de nuevo la obesidad se asoma como objeto simbólico de este proceso. Al final, todos agotados, sonriendo y con la meta cumplida. De nuevo, el camino se vuelve símbolo.

Mientras subíamos las personalidades de cada uno de los integrantes se iban desarrollando. Nada como el cansancio para que la psicología individual elimine sus trabas y salga a flote. Había la chistosa, la motivadora, el protector, el silencioso, el alejado, la quejona, y más aún. Cada uno formando parte de un equipo y a su vez luchando de forma individual con el reto que se planteaba al subir esa empinada montaña.

Muchas cosas afloraron: la envidia hacia quienes subían y bajaban corriendo, la admiración hacia los cuerpos perfectos, la ilusión de ser atractivo a personas que son modelos físicos de nuestros anhelos, complejos y fortalezas. Nada como un reto físico para que afloren las emociones. La travesía fue larga como lo es nuestra lucha con la obesidad.

Cada uno de nosotros se sentía parte del grupo y el grupo era parte nuestra. Por un momento sentí que nos amamos y a pesar de lo extenuados que estábamos, nadie dejaba de ayudar a los demás. Era como la sociedad que queremos, todos juntos, solidarios, amorosos, respetuosos y a su vez limitando nuestra individualidad y asumiendo el reto en solitario. La sociedad perfecta.

Al final nos despedimos, cada uno no podía con su alma, nos vimos a los ojos y cada uno sabia que el otro era un exitoso y que uno formaba parte de eso. Yo particularmente hace menos de un año no podía caminar un centro comercial completo, hoy subí uno de los cerros más difíciles de Valencia. La realidad es que cada uno de los integrantes de la Unidad fue y es un sobreviviente de la obesidad y un éxito en su vida.

Hoy fue un día feliz

 

Si deseas ingresar al programa UAPPO (Unidad de Apoyo Psicológico a la Persona con Obesidad) llena el siguiente formulario y le enviaremos toda la información 

EL COMPONENTE OBSESIVO EN EL OBESO

Uno de los mitos más recurrentes en el obeso es que si es delgado será feliz

Cada día la felicidad está más ligada a lo físico y menos a lo espiritual

La obesidad no inicia como adicción, pero una vez obeso, sin duda adicto. Al ser adicto, tu felicidad depende del consumo

El cerebro de gordo hace trampas. Siendo obeso solo piensa en comida, haciendo dieta igual sigue pensando en comida

La obsesión por la comida en el obeso, implica siempre el acto simbólico de recibir y no dar nada.

Siempre la obesidad implica un grado importante de obsesión. No siempre es causa, pero siempre es consecuencia

Un obeso casi nunca se pesa, cuando hace dieta siempre se pesa. El peso se convierte en obsesión

Un obeso tiene como punto de referencia su cuerpo. Al adelgazar esta obsesión crece. Siempre el cuerpo como medida

La mayoría de los que hablan pistoladas sobre el obeso son los delgados. Un obeso casi nunca habla de sí mismo

La creencia popular dice que la causa de la obesidad es la inseguridad. Nada más falso. Lo que sí es cierto es que es consecuencia

El conflicto inconsciente psicoanalíticamente hablando de la obesidad no es la oralidad, es la analidad

La prueba más clara del componente obsesivo en la obesidad es que a pesar de adelgazar, vuelve a engordar

La obsesión en el campo de la morfología es en ambas vías. La gente se obsesiona por la delgadez o la obesidad

El obeso y el anoréxico tienen algo en común: el uso de la comida como símbolo emocional

El aspecto obsesivo en el obeso colinda frecuentemente con su tendencia a hacer lo mismo esperando resultados diferentes

Es característico en la obsesión el uso de la repetición. El obeso hace lo mismo, siempre dietas sin cambio emocional

Es tan evidente el componente obsesivo en el obeso que estos se operan y aun así muchos vuelven a engordar

Eliminar la obsesión en el obeso siempre pasara por su enfrentamiento crudo y sincero con sus emociones más profundas

SI DESEAS UNA CONSULTA CON NOSOTROS LLENA EL SIGUIENTE FORMULARIO Y LE ENVIAREMOS TODA LA INFORMACIÓN NECESARIA

MIEDO A ADELGAZAR

Muchas veces los obesos tememos adelgazar

En muchas oportunidades adelgazar nos enfrenta con los miedos que evitamos al engordar

Adelgazar no solo es un acto de bajar kilos, también es un acto de transformación mental que no siempre se desea hacer

El temor al éxito a veces puede ser un ingrediente activo en la negación a dejar la obesidad atrás

El miedo a adelgazar muchas veces viene unido a la idea de que uno se ve mejor gordo que con alguna piel colgando

El miedo a adelgazar está implícito en todos aquellos obesos que critican a los flacos por indiferentes razones

Muchos miedos sexuales aumentan en el obeso justo en el momento de adelgazar

El miedo a adelgazar lleva aparejado el miedo al rechazo.

Es sumamente difícil adelgazar si no se toma conciencia que hacerlo implica también cambiar la forma de pensar

Adelgazar implica enfrentarnos al miedo a ser escrutados y sobre todo a ser referencia para los demás

Cuando se toma conciencia que adelgazar después de haber sido obeso te convierte en referencia, el proceso es menos ansioso

El miedo a adelgazar va unido al temor a volverse creído, prepotente y echón

Miles de veces los obesos deseamos adelgazar pero pocas veces tenemos éxito. Esto es debido muchas veces al miedo a adelgazar

Adelgazar es siempre un reto

El miedo en el obeso ataca por el lado del miedo a morir y también por el miedo a adelgazar

SI DESEAS UNA CONSULTA CON NOSOTROS LLENA EL SIGUIENTE FORMULARIO Y LE ENVIAREMOS TODA LA INFORMACIÓN NECESARIA

CONSIDERACIONES SOBRE LA PSIQUIATRÍA Y LA PSICOLOGÍA EN EL TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD

Una de los escollos en la lucha contra la obesidad que me ha tocado vivir como psicólogo, es la idea de que el psiquiatra es más importante para tratar la obesidad que el psicólogo. Quienes esto piensan generalmente son médicos (lo que es lógico por ser colegas), pero la realidad dista mucho de este criterio. Veamos:

Las causas de la obesidad pueden ser variadas, desde aspectos genéticos hasta trastornos de la personalidad, pasando por cientos de etiologías que van desde lo hormonal hasta lo psicológico. En este sentido el problema somático cobra vital importancia para un tratamiento multidisciplinario, pero a su vez el proceso psicológico subyacente en la obesidad no tiene causa física sino enteramente psicológica. Más simple: la causa de la obesidad puede ser variopinta, pero las consecuencias psicológicas están siempre presente.

El psiquiatra a diferencia del psicólogo es un medico, trata la enfermedad desde un punto de vista biologicista y en consecuencia evalúa signos y síntomas, establece un diagnostico y emite un tratamiento. En la obesidad lo más común es encontrar como causa y consecuencia de la misma, procesos psicopatológicos como lo son la ansiedad y la depresión. Ambas enfermedades según prácticamente todos los estamentos de intervención, necesitan un tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico. Según los últimos estudios avalados por la asociación psiquiátrica americana, la depresión, por ejm, tiene el mismo índice de remisión si se trata con una pastilla o con psicoterapia cognitiva conductual, pero si se trata combinada (psicoterapia y psicofármacos) el pronóstico de curación se eleva al 90%. En las mismas proporciones ocurre con la ansiedad.

Muchos cirujanos bariátricos tienen dentro de su equipo a un psiquiatra pero pocos se sirven de un psicólogo, entrando en el terreno de la ignorancia procedimental terapéutica que luego les rebota en pacientes operados o intervenidos perdiendo la operación por la poca preparación psicológica previa a la misma. No es inusual escuchar médicos diciendo “ese paciente no se arregla con nada”, pero cuando les preguntas si lo mandaron al psicólogo la mayoría te dice que no, que solo al psiquiatra y este les recetó algo contra la ansiedad. Gran error.

Si una pastilla contra la ansiedad pudiese bajar la mala praxis alimenticia de un paciente, la obesidad no fuese pandemia y pocos tendrían que operarse. Si una psicoterapia pudiese reducir la obesidad, ocurriría lo mismo. Ambas en soledad son absolutamente ineficientes y la obesidad creciendo a ritmos vertiginosos en el mundo y matando gente a granel lo demuestra. La obesidad solo puede ser tratada por equipos multidisciplinarios. No hay de otra.

Si un cirujano bariátrico no lo envía previamente a un psicólogo o solo lo envía a un psiquiatra, mejor busque otra opinión. Su obesidad le afecta desde lo biológico a lo psicológico. Si su médico no entiende eso, entonces le falta manejar mucho mas información y no olvide que Ud. está poniendo su vida en sus manos.

Nota: una de las cosas que me hizo decidir operarme con el Dr. José Augusto Romano, en Valencia, y ahora aliado de UAPPO, es que a pesar de aun sabiendo que yo era psicólogo, me exigió una evaluación “psicológica” como requisito a la operación. Así debe ser.

 

En el caso que desee una consulta con nosotros, llene el siguiente formulario y se le enviará la información pertinente.