RECONOCER AL HOMBRE "MALO"

“Lo quiero mas que a mi vida”, “no puedo vivir sin el”, “no voy a permitir que me deje”, “después de haber luchado tanto por el, no voy a permitir que alguien me lo quite”, “el en el fondo es bueno, lo que pasa es que estemos claros, yo tengo mi carácter también”, “no había conocido a nadie como el”, “he decido pasar mi vida con el”. Todas frases que tienen algo en común y no es precisamente amor: es dependencia.

El amor implica libertad, su naturaleza es la risa y su fin se conjuga en un abrazo lleno de ternura. Cuando se juntan las necesidades personales con los complejos propios de una educación civilizada, lo que queda es depender de que nos amen, no importa como, pero que nos amen. Dentro de este contexto el hombre malo no se ve así, más bien se ve perfecto, ya que la imagineria popular, sobre todo femenina implica que un hombre debe educarse. La frase celebre de la abuela es: “mijita, el hombre lo hace usted”, lo que implica la peor mentira jamás contada, un hombre malo, agresivo, narcisista, ególatra y egoísta es poco probable que salga de esas características que tanto beneficios secundarios le provee.

Hace poco le decía a alguien que lo importante es saber que seguridad al final puede implicar control. Cuando un hombre te cuida puede estar creando dependencia, cuando no te deja manejar, cuando te dice lo que debes comer, como vestir, como comportarse con los demás hombres, puede parecer que te quiere mucho, al final se esta convirtiendo en un padre dominante que no te va a dejar vivir como lo deseas si no como el lo desea. Lo que debemos entender es que el amor implica codependencia, es un asunto de dos, no de uno. Lo mas importante es que cuando en el juego del amor, el hombre malo aparece, las señales son siempre claras: hablar de sus anteriores parejas ya sea como alegoría a su virilidad o peor aun criticarlas, hablar mal de su madre, glorificar al padre, desarrollar el apetito sexual como obligación mas que en consenso, preferir estar un domingo con su mamá en vez de acostado contigo, no respetar tus limites, tener celos, salir permanente con los amigos dejándote vestida en casa, pedir primero la comida en el restaurante antes de preguntarte que quieres, son algunas señales que ese barco puede estar entrándole agua.

La bebida es otro elemento que sirve de señal de peligro. Salir contigo a “echarse palos” se convertirá en el tiempo en “me voy solo al bar”, los accesos de ira, lo impulsivo, lo cual siempre es una trampa, ya que a muchas mujeres les gusta un hombre con carácter, después del primer ojo morado, ya ese carácter no es tan bueno, si te llama “mami” o “madre”, peor aun “hija”, si grita en vez de hablar, si te castiga, te manipula, te miente, te deja sola en los quehaceres del hogar, si no se ocupa de las tareas “femeninas”, la verdad es que estas en peligro y mejor es que lo sepas. Obviamente, no estoy hablando si tiene algunas de estas características ya se debería etiquetar como “malo”, estoy refiriéndome al conglomerado de elementos que tiene que estar presente, guardando siempre la distancia con respecto a la intensidad con que estos rasgos se presentan.

En todo caso, si te sientes insegura, mal tratada, presa, no comprendida, engañada, manipulada, con sensación de vacío, con miedo, llena de tensión para que el este bien ya que si no es así, se pone bravo, sin salir de tu casa, sin ir a un restaurante, tasca, disco o cualquier sitio de diversión, si no te deja poner ese traje de baño que tanto te gusta y ha dejado de ser aquel del que te enamoraste pero que aun “quieres”, debo decirte que o estas muy deprimida, o estas con una relación que no te conviene. Por cierto, si estas deprimida y sientes que tu esposo o pareja que no “te para”, entonces quizás tengas razón para estarlo.

LAS CONTROVERSIAS DEL SER

Dentro del contexto humanista el ser es la definición basada en la experiencia que se tiene de uno mismo, es la antonomasia de existir y fundamentalmente tiene que ver con la concepción subjetiva de las características personales que nos hacen diferentes a los demás. Ser es la valoración que se tiene de la propia existencia y la conciencia que se tiene del hecho de existir. En consecuencia solo somos cuando comprendemos las aristas de toda nuestra personalidad. No puedo yo ser si no tengo conocimiento exacto de mi propia existencia. Si no existo no soy.

El problema se inicia cuando mi concepto existencial de mi propia permanencia en la vida, se ve influida por lo que me dicen los demás que soy yo. Allí se inicia la controversia ¿soy lo que soy o soy aquello que dicen que soy?, ¿Cómo puedo yo saber quien soy si no obtengo la referencia de los demás sobre mi propia existencia?, ¿si nadie sabe que existo, como sabría yo que entonces existo y no soy la alucinación de mi mismo? La controversia empieza donde la cultura finaliza. Es el proceso de convertirnos en persona solo por que determinamos culturalmente la contingencia manifiesta del si mismo, dentro del contexto de lo social. Si lo vemos desde ese punto de vista, solo soy por que los demás interactúan conmigo y me definen en mi comportamiento. Alineación en su máxima expresión.

El problema se pone mas grande cuando incluimos la variable “lo que quiero ser”. La distancia entre lo que consideramos que somos y lo que queremos ser, generalmente esta diseñada en los laboratorios de los fabricantes de necesidades consumistas. Definimos nuestros estándares en base a modas y nunca nos damos cuenta que nosotros no hemos creado nada, sino que somos esclavos de lo que los demás nos dicen que debemos ser. Si confundimos el ser con el tener, entonces necesitamos ayuda profesional, sin duda alguna. Cuando un zapato bonito o una cartera de moda tapa tu vacío existencial, lo único que estas diciendo al mundo es que no hay nada mas allá del ser que aquellos que posees, lo cual indica por deducción que si no tienes no eres. Ahora es peor, los demás te dicen quien debes ser, luego confundes el ser con el tener y la distancia entre lo que eres y quieres ser se convierte en el limite de una tarjeta de crédito.

Solución: tener un concepto propio, cambiante en base a las circunstancias, de quien eres. Definir tu ser en base a tus sentimientos sobre ti mismo y establecer el control interno de tu concepto, el cual no puede ser modificado por meta cogniciones derivadas de lo externo. Producir significados basados en tu experiencia, hacer manifiesto tus emociones y decir a viva voz lo que deseas, permitir la interactuacion con lo social como reafirmación de quien eres y no como elaborador de conceptos sobre ti mismo. Lo social es un punto de referencia, nunca una escuela de personalidades.

SI BASAS TU AUTOESTIMA EN LO QUE DICEN LOS DEMÁS, ESTO ES LO QUE PASA

Hoy estaba en twitter y quise demostrar el hecho de cómo cada quien ve las cosas de acuerdo a su manera. Pregunté si yo era pedante y aquí las respuestas:
Acuérdate de leer siempre de abajo hacia arriba ya que es copiado directamente desde el twitter.
Conclusión: si quieres saber algo de ti mismo no le preguntes a los demás. Ten tu propio concepto y acéptate¡
RT @maylu2831: @Psicovivir. No, eres sincero y a algunas personas no les gusta oír la verdad!
RT @epilato: No vale para nada RT «@Psicovivir: Soy pedante?»
RT @Delicaro: Pedante No, REALISTA RT @Psicovivir: Soy pedante?
RT @rebekmarin: Tu eres #nacosabella»@Psicovivir: Soy pedante?»
RT @sinnombre_: @Psicovivir por ratos!! mas no todo el tiempo!! Saludos
RT @AchilleM: No men, tu #tasclaro RT @Psicovivir: Soy pedante?
RT @Maryzulman: @Psicovivir solo si se lo buscan!!!
RT @TADHIUS: #Novale, sólo tienes la autoestima del tamaño del gran cañon..
RT @marcozrpc: No eres pedante viejo, eres más bien loco, lo demuestra tu profesión!!
RT @CarolinaRamos04: @Psicovivir totalmente de acuerdo… Y de paso exigente…
Si yo me basara en los que los demás opinan sobre mi personalidad, sin duda seria bipolar jajajajajaja
RT @fashaah: Sexy! RT @Psicovivir: Soy pedante? 7
RT @Astrid_3ve: @PsicovivirBBBBBBBBUUUUUUUUUURRRRRRRRRRRRDDDDDDDDDDAAAAAAAAAA 9
Soy pedante? 11

EL MIEDO A SENTIR

¿Esta usted seguro de que lo siente es verdaderamente lo que siente, o por el contrario, solo siente por que eso es lo que debe sentir? La mayoría de las personas tienen miedo a sentir. En mi consulta la mayoría de las personas desean sentir felicidad, tranquilidad, armonía y amor, la realidad es que sienten cosas totalmente opuestas a lo que desean sentir. Siempre tienen dentro de su mente la bendita norma a seguir, el cúmulo de restricciones en que vivimos y donde lo sano y correcto es hacer lo que los demás dicen. Sentimos pero en realidad no lo hacemos, solo pensamos que sentimos. En cambio existen otro tipo de personas.
Existen personas que se someten a lo que sienten así sea “malo”. Sienten el roce de la brisa mañanera que discurre en el despertar de un día próximo a morir en algunas horas mas tarde, sienten la risa del niño y añoran la suya propia, sienten la responsabilidad de hacer lo que debe hacer y la frustración de saber que ha tomado malas decisiones. Existen personas que han elegido sentir todo lo que puedan, tristeza, ira, amor y alegría, no se paran a medir lo que sienten y sencillamente se permiten sentir en lo mas profundo de su ser. Sienten el miedo y la desesperanza y justamente se dan cuenta que muchas veces esos sentimientos no están allí por alguna razón objetiva, si no mas bien, son intrusos en la tranquilidad de su ser que irrumpen sin aviso y solo se van después de consumir un antidepresivo. Existen personas que ríen y no se tapan la boca, que bostezan con ganas y son infieles solo por que sintieron que eso era lo que querían hacer.
Existen personas que sienten que no deben hacer daño y que se respetan a si mismos. Que caminan por las calles mirando para abajo no por que sienta el peso de la vida, si no con la esperanza de encontrar un tesoro escondido. Sienten que la vida es el sueño de Dios a punto de despertarse y que mejor es vivirla antes de que lo haga. Sienten la muerte, la enfermedad y la desilusión. Existen personas que no permiten que su intelecto se interponga en el camino del corazón y rápidamente dejan de pensar para ponerse a escuchar una música que los inspire y los haga llorar. En fin, se de personas que mientras escriben sienten y se dan cuenta que eso es lo mejor para el alma.
Claro, hay personas que solo piensan que sienten y al final solo alucinan el sentimiento, el deber ser los arropa y solo sienten lo que la sociedad manda sentir. No los culpo ni los acuso, solo me da un poco de compasión saber que se están perdiendo la mitad de su vida, que mejor es sentir así sea dolor y que al final cuando uno muere, la mejor reflexión que se puede hace es: y yo ¿de que me sirvió vivir? Yo prefiero sentir aunque no me guste lo que en este momento siento.

SOBRE EL TEMA DEL MIEDO AL RECHAZO – REFLEXONES EN TWITTER

El tema del rechazo es extenso y podemos hacer varias entregas, por ahora lo dejo este hasta aquí

Muchas veces nos equivocamos y los demás se burlan o nos rechazan a pesar de pedir disculpas, bien, debemos asumirlo. Acción genera reacción

La mayoría de los rechazos hacia la gente vienen de parte de las proyecciones y la relación especular

Eje de proyección: «Me arrechan los gordos» (eres obeso) «Mueran los homosexuales» (estas dentro del closet)

Ejm de relación especular: «eres un rígido, no te aguanto» «hay que matar a CH, el genera violencia» «Eres un #HDP grosero de Mierda»

Muchas veces el rechazo que generamos en los demás proviene en que les mostramos sus deficiencias, y eso nadie inmaduro se lo cala

Relación especular: cuando ves reflejado aspectos tuyos negativos en otra persona, tiendes a rechazarlo. ese #CDSM #HDP es un grosero

Proyección: colocar cosas tuyas en los otros, implica que ves en los demás lo que te molesta de ti mismo

Lidiar con el rechazo exige que comprendas los conceptos de proyección y relación especular o espejo

Cuando asumimos que tenemos el derecho a equivocarnos, el miedo al rechazo tiende a desaparecer

Cuando entendemos que todos tenemos derecho a vivir nuestra vida, el miedo al rechazo empieza a decaer

A veces por nuestro físico, cultura o color tenemos inseguridad y en consecuencia el miedo al rechazo de pone intenso

La seguridad personal solo se logra cuando uno se conoce a si mismo, cuando se tienen las ideas claras y madurez

y que por miedo a que nos rechacen nuestros seres queridos asumimos con resignación y pesar #fail

Por ejm: exigir virginidad, ponerse un tipo de ropa especifico, seguir una religión a juro, son ejm de ideas arcaicas que a veces imponen

Nos cuesta un mundo decir que no, pero cuando aprendemos a poner limites la sensación es muy gratificante

Muchas veces uno tiene que lidiar con el rechazo de otros, pero si uno esta convencido de algo, debe superarlos y seguir su camino

La persona que no teme al rechazo de otros, o sea indolente ante las criticas, o es un necio o un sociópata. Todos necesitamos aprobación

La inseguridad hace que se necesite la aprobación de tus seres queridos, como si ellos siempre tuvieran la razón o no se equivocaran

Perder la aprobación de un ser querido hace que muchas veces nos sometamos a ideas arcaicas, equivocadas y fuera de contexto

Cuando tememos el rechazo nos anulamos a nosotros mismos y somos capaces de cambiar nuestro destino solo por eso

Los paradigmas de nuestros seres queridos chocan muchas veces con los nuestros, eso causa sufrimiento y rechazo. Es un esfuerzo superarlos

En el inicio de la adultez nos damos cuenta que a veces tenemos que pasar por el rechazo para poder ser libres e independientes

Ser aprobados es una necesidad, ser rechazados es una molestia, pero cuando crecemos tenemos que empezar a lidiar con el rechazo

Adicionalmente, somos seres sociales, no gregarios, en consecuencia, la aprobación es muy importante para nosotros, así lo neguemos

Nuestros padres desde muy pequeños nos condicionan a actuar en base a su aprobación. Nos lo inculcan a sangre y fuego

Desde muy niños aprendemos que si hacemos las cosas bien nos tratan bien, si lo hacemos mal, vienen los regaños (rechazo)

Una de las necesidades inherentes del ser humano es la necesidad de aprobación. No serlo, produce múltiples efectos en el individuo

Ok, tuitemos sobre el miedo al rechazo