EMOCIÓN Y OBESIDAD

La mayoría de nosotros asociamos emoción y comida

El primer acto que calma a un niño al nacer es el hecho de alimentarse. Desde allí asociamos comida, amor y calma

En términos psicoanalíticos la obesidad se asocia con analidad, contrario a lo que piensa la sociedad que lo ve como oralidad

El acto de comer está incluido en casi todos los actos emocionales de nuestra vida

Cuando se asocia emoción a comida el individuo tiende a sustituir la emoción negativa con el acto alimenticio

La emoción asociada al acto de comer generalmente es placentera, por lo tanto se puede uno volver adicto a generarse ese estado

Generalmente cuando somos adictos a la comida, en realidad somos adictos a una emoción en específico

Generalmente al iniciar una dieta, los sentimientos negativos o displacenteros aparecen. Se asemeja a un acto de desintoxicación

La emoción asociada a comer generalmente es compartida en los grupos sociales, de allí que la gente se reúna a comer

La comida en los medios siempre son asociados a sexo, éxito, placer y prestigio

La adicción a la comida implica muchísimas veces la necesidad de evadir emociones que nos hacen infelices

La obesidad no siempre es causada por una adicción, pero una vez obeso, sin duda eres adicto

No se puede salir de la obesidad sin asumir un cambio de vida integral

Cuando nos acostumbramos a cambiar emociones por comida, la desvirtuacion de la realidad se convierte en obesidad

Si se desea iniciar una dieta, se debe empezar por hacer dieta de estrés, pesimismo, emociones negativas y rencores

 

En caso de querer asistir a consulta conmigo, puede llenar el siguiente formulario y le responderemos vía mail lo antes posible

LA OBESIDAD COMO ADICCIÓN

Combatir la obesidad es una lucha eterna que si no se hace conscientemente generalmente fracasarás

La obesidad no es causada por una adicción, pero una vez que eres obeso casi siempre te conviertes en adicto

Existe un inmenso paralelismo entre el comportamiento del obeso y la del adicto a alcohol o las drogas

El obeso casi siempre niega su enfermedad, el adicto igualmente hace eso

El obeso se niega al cambio tanto como el adicto actúa de la misma manera

El obeso generalmente antes de empezar dieta u operarse se mete una comilona, el adicto se fuma todo lo que encuentre

El obeso tiene una creciente dificultad en el control de los impulsos, tanto como el adicto

El adicto siente que solo drogándose se siente bien, el obeso usa la comida con el mismo fin

El obeso siempre piensa que puede adelgazar cuando se lo propone. El adicto piensa que puede dejar la droga cuando desee

Así como el adicto dice que no se droga tanto como dicen los demás, el obeso dice que no come tanto como le endilgan

El adicto vive para drogarse así como el obeso vive para comer

El adicto puede buscar mil maneras de dejar la droga y si no crea conciencia y disciplina termina cayendo de nuevo, igual el obeso

Dejar la droga no te hace que dejes de ser drogadicto. Adelgazar no implica que dejes de pensar como gordo

El obeso siempre empieza con gran motivación un programa de adelgazamiento y luego se desmotiva. El adicto actúa igual

El obeso se miente constantemente a sí mismo, el adicto hace lo mismo

El adicto generalmente busca con quien compartir su adicción, el obeso odia comer solo

El obeso busca mil excusas para dejar la dieta, el adicto siempre encuentra una justificación para volver a drogarse

El adicto considera que los demás tienen la culpa de su adicción, el obeso culpa al ambiente, hormonas y genética

La adicción tanto como la obesidad son eficientemente tratados en terapias grupales y coercitivas

Tanto el adicto como el obeso responden muy bien a terapias que incluyan motivación y disciplina

Los programas menos “democráticos” son siempre más efectivos para tratar la adicción y la obesidad que los que “dejan ser”

Tanto la adicción como la obesidad tienen que ser tratados siempre por equipos multidisciplinarios

En los procesos terapéuticos tanto en el adicto como en el obeso el primer y más fuerte problema es su negación de la enfermedad

Los programas que incluyen acompañamiento constante son más efectivos que los ambulatorios tanto en el obeso como el adicto

Así como una motivación grande para el adicto es ayudar a los demás a salir de ella, el obeso actúa muy parecido

Tanto el obeso como el adicto suman esperanzas de salir de estos procesos en la medida que se comprometen a sanar

 

En caso de querer asistir a consulta conmigo, puede llenar el siguiente formulario y le responderemos vía mail lo antes posible

SOY GORDO, MÉTETE CONMIGO Y DIME LO QUE TENGO QUE HACER

Uno de los aspectos más característicos de la persona obesa es su “letrero” en la cabeza que dice “mírame, soy vulnerable y débil y puedes meterte en mi vida y mi intimidad todo lo que te dé la gana”. Si, no se sorprenda querido lector: a nosotros los obesos todo el tiempo nos dicen lo que debemos hacer, como debemos comer, la voluntad que debemos tener, lo mal que nos vemos y ¿Cómo es posible que llegaste a ese estado?

Uno podría decir que las personas que dicen eso lo hacen porque se preocupan, nos aman, están interesados en nuestra salud o cualquier elemento positivo que se nos ocurra, pero lo cierto es que la mayoría de las personas se siente con el poder y el permiso necesario de darnos consejos no pedidos, criticas no deseadas y opiniones que nunca nos preguntan si queremos oír. Es como si todo el mundo se sintiera con el derecho de decirnos lo que debemos hacer, lo mal que lo hacemos y como ellos (delgados) si saben lo que hay que hacer para cubrir las expectativas de los demás.

Si, nosotros los obesos estamos permanentemente intentando cubrir las expectativas de los demás. No nos gusta que nos vean comiendo, no nos gusta salir en las fotos familiares, no deseamos ir a la playa, ir de compras es solo si nos obligan y más aun, de forma perenne hay alguien criticándonos, haciéndonos sentir miserables en el nombre de la “salud” y diciéndonos a nosotros los pobrecitos, lo que debemos hacer para vivir bien.

Es una característica muy repetitiva en la vida del obeso el estar siempre bajo la mirada de los demás. Es como si las opiniones de los otros definieran quiénes somos y como somos. De hecho nos decimos a nosotros mismos “soy obeso” en vez de la realidad que es “estamos obesos”. Nos identificamos tanto con lo que los demás dicen de nosotros y como nos miran, que terminamos creando un concepto personal que es muy parecido a lo que los demás piensan de nosotros, es decir, nos vemos débiles, feos, desorganizados y lo que es más fatal: inservibles.

Estamos claros, la obesidad es una enfermedad, nace de malos hábitos alimenticios y problemas hormonales y genéticos, vida sedentaria y poco amor a nosotros mismos; pero vamos, todos los obesos sabemos eso, también sabemos que debemos mejorar, comer mejor, hacer más ejercicio y cuidar nuestra salud. También sabemos que tenemos problemas psicológicos que resolver que nos llevaron a estar tan gordos, igualmente conocemos el hecho de que nos estamos matando y que la vida así no debe continuar, igualmente estamos claros de que nuestra sexualidad está comprometida, que no nos vemos tan bien como quisiéramos y que en fin, tenemos problemas serios. De hecho, sabemos que la voluntad es un problema y que un delgado nunca nos comprenderá porque no tiene idea de lo que sentimos. Si, sabemos todo eso, no somos brutos. En consecuencia amigo mío, no tiene que repetírmelo, no tiene que machacarme lo que ya sé, no crea que soy un desinformado, no me crea tan imbécil. EL problema amigo preocupado por mí, es que soy un adicto, esta página es para obesos, si usted es flaco no me va entender y si usted es obeso sabe que estoy diciendo algo que todos vivimos. De hecho querido amigo, estoy buscando ayuda y por eso me estoy leyendo este blog. Soy un obeso, no tiene que recordármelo y mejor apártese que estoy un poco apretado y deseo leer cómodamente este post que le da en la madre a los que no entienden lo que vivimos.

Si desea asistir a nuestro programa de Apoyo Psicológico A la Persona Obesa, puede llenar el siguiente formulario y le enviaremos toda la información.