El talibán puede entrar a tu casa

Creer que lo de Afganistán no nos toca debido a que estamos muy lejos, es exactamente la misma postura que teníamos cuando apareció la pandemia y pensábamos que no nos iba a dar porque estaba lejos de nosotros.

Analizar el tema de Afganistán es complejo, pero cuando entiendes que un grupo de fanáticos religiosos, dispuestos a matar o morir, que jamás se rinden, tomaron un país completo, se torna bastante fácil imaginar lo que le puede ocurrir al mundo.

Ver las imágenes de personas cayendo de aviones despegando es una tragedia.

Ver la desesperación de la gente por huir, de las mujeres que son las que peor parte llevan en esto, es empezar a tener miedo por lo que viene, y la pregunta que me invade la mente es ¿por qué el mundo deja que esto suceda? Es una pregunta a la que no le tengo respuesta.

Hoy el mundo se debate para cambiar el lenguaje, las minorías elevan la voz cada vez que se ven afectados, y los colectivos se meten en peleas muy fuertes en redes sociales para que los acepten, pero la sociedad está callando frente a la tragedia de Afganistán. Ya antes había callado sobre Cuba, Nicaragua y Venezuela.

El mundo tiene las prioridades invertidas.

Debemos elevar la voz, debemos defender a los débiles, tenemos que hacer masiva nuestra campaña, el mundo tiene que reaccionar. No podemos seguir volteando la mirada ante la atrocidad. Es nuestro deber opinar, escribir, influir, denunciar, tenemos que usar nuestras redes y presionar a los gobiernos. Esto que hicieron fue un desastre y no podemos dejar que esto pase como un tema más en redes.

Hoy un talibán entra a la casa de una mujer y porque se le vio un tobillo la puede apedrear.

Mañana ese talibán puede entrar a tu casa.

No creas que eso no puede suceder.

psicovivir #afganistan #news #biden #stoptaliban #kabul #afghanistan #taliban #grupoislamico #psicologia

Tres lecciones de la Copa América

La final ayer de la #copaamerica entre #brasil y #argentina me dejó 3 reflexiones que, a mi juicio, son importantes.

  1. El fútbol es un juego. Una diversión. Algo para pasarla bien y jamás pelear por eso. Es verdad que es una pasión infinita, pero es eso, un juego. Ayer #neymar y #messi, rivales y amigos, nos demostraron el sin sentido de las barras bravas, la irracionalidad de la discusión agria y enemistosa entre fanáticos, y la completa tontería de andar sintiéndose más inteligente o más sabio por saber de algún deporte. Al final, después del juego, quedan abrazos, sonrisas y amistad. O al menos eso debería ser.

2. El fracaso es la escalera al triunfo. Creo que todos hemos visto sufrir a Messi cada vez que pierde una copa. Es uno de los mejores del mundo, jamás se podrá volver a hablar del fútbol sin hablar de él, pero no había ganado una copa América con su equipo. Fracasar no es perder, fracasar es dejar de intentarlo, eso nos enseña Messi, y es una poderosa lección de vida. La alegría de ganar contrasta con las muchas veces que perdió. Y eso también es una reflexión: no se cuenta las veces que perdiste, siempre contará la que ganaste.

3. No se tiene que ser el mejor para lograr grandes cosas. Eso nos enseña #dimaria. Un jugador criticado, muchas veces menospreciado, marca la diferencia. Es otra gran lección. No tienes que ser el mejor, tampoco el más famoso, de hecho, ni siquiera tienes que ser el más destacado, lo que siempre tienes que hacer es lo que amas. Di María ama jugar futbol, y ayer marcó la diferencia. Definitivamente una gran lección para todos aquellos que persiguen grandeza, en vez de perseguir eficiencia.

Seguramente habrán más lecciones, pero estas fueron para mi y las comparto con uds. Gritar gol, disfrutar de un buen juego, llorar por perder y reír por ganar, disfrutando de la pasión de un deporte maravilloso, es todo lo que está bien.

Sepa.

psicovivir #reflexiones #messi #dimaria #futbol #neymar #copaamerica

A veces nos parecemos a aquello que odiamos.

Me gusta analizar y reflexionar sobre estas cosas cuando la marea baja, pero en este caso, mejor hacerlo en caliente.

Ayer murió un conocido animador venezolano. El Covid lo mató a él y a su papá. Días atrás había pedido ayuda económica. Unos humoristas (los del video) también bastante conocidos en Venezuela, dudaron de eso, lo llamaron claramente estafador y se burlaron de la situación.

Hoy estos humoristas enfrentan la ira en las redes.

No me sumaré a ese odio. Lo explicaré.

Venezuela está enferma en muchos sentidos. Son 21 años de destrucción de su cultura, símbolos, forma de vida, sociedad y civilización. La representación de la sociedad son en mucho, sus artistas. ¿Por qué? Porque el arte siempre ha sido la representación de la sociedad donde se ejerce. Desde las pinturas rupestres hasta el día de hoy, el arte define la expresión social.

La farándula venezolana es un asco (no toda pero si su enorme mayoría actual). Sus valores pasan desde lo vulgar, lo ilegal y ahora hasta el salvajismo. Es un tema social, cultural, de valores obviamente. Estos dos personajes, en una sociedad un poquito más normal, estarían enfrentando multas o prisión. No sólo odio en redes. Pero no, no es así, y esto es porque no hay sociedad estructurada hoy en día en Venezuela, sus valores y principios.

Lo moral sería cerrar ese programa, desaparecer, y también sentir el desprecio de la gente. No va a ocurrir. Ellos seguirán y tendrán bastante gente que los defienda. En Venezuela la normalización de lo aberrante es norma.

Esto nos debe llamar a la reflexión. ¿Nosotros somos Alex Goncalves? ¿Somos Jean Mary? ¿Somos capaces de ser como ellos? La respuesta es que quizás sí. Quizás ellos nos muestran un poco quiénes somos. Si empezamos por vernos, podemos no sólo rechazarlos a ellos, sino también rechazar esa parte de nosotros que se parece a ellos.

Entonces, esto habrá servido de algo, y quizás podría ser un pequeño eslabón de un gran cambio social.

Si no queremos ser como ellos, debemos apartarnos de esa parte de nosotros que se parece a ellos.

Lleve.

HOY FUE UN DÍA FELIZ

Hoy fue un día especial. Todos los integrantes de la UNIDAD DE APOYO PSICOLOGICO A LAS PERSONAS CON OBESIDAD fuimos a subir el cerro “El Casupo” en Valencia, Edo, Carabobo. Venezuela. Un cerro alto, empinado, muy pedregoso y difícil de transitar. Iniciamos la caminata a las 8 de la mañana y regresamos a las 12 del medio día.

La travesía estuvo cargada de simbolismos. La subida fue trabajosa y lenta, pero todos estábamos muy alegres y no nos dábamos cuenta de lo empinado, hacíamos pausas y aun así seguíamos subiendo; el paralelismo con la obesidad es innegable. La bajada fue muy lenta, difícil, dolorosa y con muchísimo esfuerzo; de nuevo la obesidad se asoma como objeto simbólico de este proceso. Al final, todos agotados, sonriendo y con la meta cumplida. De nuevo, el camino se vuelve símbolo.

Mientras subíamos las personalidades de cada uno de los integrantes se iban desarrollando. Nada como el cansancio para que la psicología individual elimine sus trabas y salga a flote. Había la chistosa, la motivadora, el protector, el silencioso, el alejado, la quejona, y más aún. Cada uno formando parte de un equipo y a su vez luchando de forma individual con el reto que se planteaba al subir esa empinada montaña.

Muchas cosas afloraron: la envidia hacia quienes subían y bajaban corriendo, la admiración hacia los cuerpos perfectos, la ilusión de ser atractivo a personas que son modelos físicos de nuestros anhelos, complejos y fortalezas. Nada como un reto físico para que afloren las emociones. La travesía fue larga como lo es nuestra lucha con la obesidad.

Cada uno de nosotros se sentía parte del grupo y el grupo era parte nuestra. Por un momento sentí que nos amamos y a pesar de lo extenuados que estábamos, nadie dejaba de ayudar a los demás. Era como la sociedad que queremos, todos juntos, solidarios, amorosos, respetuosos y a su vez limitando nuestra individualidad y asumiendo el reto en solitario. La sociedad perfecta.

Al final nos despedimos, cada uno no podía con su alma, nos vimos a los ojos y cada uno sabia que el otro era un exitoso y que uno formaba parte de eso. Yo particularmente hace menos de un año no podía caminar un centro comercial completo, hoy subí uno de los cerros más difíciles de Valencia. La realidad es que cada uno de los integrantes de la Unidad fue y es un sobreviviente de la obesidad y un éxito en su vida.

Hoy fue un día feliz

 

Si deseas ingresar al programa UAPPO (Unidad de Apoyo Psicológico a la Persona con Obesidad) llena el siguiente formulario y le enviaremos toda la información 

ENTREVISTA EN EL DIARIO EL CARABOBEÑO

En el siguiente link puede leer la entrevista que me hicieron en el Diario El carabobeño

 

http://bit.ly/ob6A32

En caso que desee una consulta, puede llenar el siguiente formulario y le serán enviados los datos pertinentes a tal fin

LOS RICOS Y LAS MUJERES, LOS MAS DEPRIMIDOS

BBC Mundo
La depresión afecta a 121 millones de personas en el mundo y la enfermedad es responsable de unas 850.000 muertes cada año, principalmente suicidios. Ésa es la conclusión del informe global sobre depresión que publica la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El estudio analizó la incidencia de la enfermedad en 18 países del mundo e incluyó entrevistas con más de 89.000 personas. Se encontró que 15% de la población de los países de altos ingresos han sufrido un evento de depresión en algún momento de su vida, comparado con 11% de la población en países de medianos y bajos ingresos.
Y en el último año, 28% de la población de países de altos ingresos sufrió un Episodio Depresivo Severo (EDS), comparado con 20% de la población en países de medianos y bajos ingresos.
Un Episodio Depresivo Severo es aquél en que el individuo presenta al menos cinco de nueve criterios de depresión clínica, que incluyen sentimientos de tristeza, pérdida de interés o placer en la vida, sentimientos de culpabilidad o baja autoestima, falta de sueño o de apetito, pérdida de energía y baja concentración.
Pero quizás el resultado más sorprendente, afirman los investigadores en la revista BMC Medicine, fue que en todos los países estudiados las mujeres mostraron el doble de probabilidad de sufrir depresión que los hombres. Y uno de los factores más comunes que contribuyen a la enfermedad es la pérdida de una pareja, ya sea debido a muerte, divorcio o separación.
Discapacidad
Lo que el informe muestra es que no importa el país o lugar donde viva una persona deprimida, la enfermedad afectará su capacidad de funcionar en la vida diaria, señala Evelyn Bromet, profesora de psiquiatría y ciencia conductual de la Universidad Estatal de Nueva York, quien dirigió el estudio.
“En cada uno de los países estudiados, la depresión está vinculada a la discapacidad”, dice la investigadora. “Lo que esto muestra es que, cualquiera que sea el significado de la depresión en las diversas culturas, la enfermedad tiene un impacto en la vida de la gente” agrega.
Según la OMS la depresión es la cuarta causa de discapacidad en el mundo y para el 2020, dice la organización, será la segunda causa.
Los investigadores llevaron a cabo entrevistas con más de 89.000 personas en 10 países de altos ingresos -incluidos Francia, Alemania, Japón y Estados Unidos- y ocho países de bajos y medianos ingresos -incluidos Brasil, India, China, México y Colombia.
Los participantes respondieron a preguntas sobre síntomas de la enfermedad y sobre episodios de depresión severos. Se encontró que el país con la mayor prevalencia de depresión en la población fue Francia (más de 30%) seguido de Estados Unidos (19%) y Brasil (18%). El país con la menor prevalencia fue China (6,5%) seguido de Japón (6,6%) y México (8%).
Pero cuando se preguntó a los participantes sobre EDS en el último año, la incidencia más alta se encontró en India (36%), seguido de Francia (30%), seguido de Holanda y Estados Unidos. Y la menor incidencia de EDS fue en China (12%).
Edad
Otro aspecto donde se encontraron diferencias amplias entre países de altos, medianos y bajos ingresos fue la edad. En los países de bajos ingresos, los primeros síntomas de depresión aparecen casi dos años antes que en los países de altos ingresos.
Y aunque el efecto de la enfermedad parece disminuir a medida que se incrementa la edad en países de altos ingresos, como Estados Unidos y países de Europa, en naciones de bajos y medianos ingresos ocurre lo contrario.
Los estudios pasados han mostrado que el género y el estado civil tienen un impacto en la depresión. Y este estudio lo confirma. Se encontró que las mujeres tienen dos veces más riesgo de sufrir un EDS que los hombres, y la gente que es viuda, está separada o divorciada tienen tasas “significativamente más altas” de depresión que los casados.
“Este es el primer estudio que utiliza un método estándar para comparar la depresión y los EDS en varios países y culturas”, dice la profesora Bromet. “Demostramos que la depresión es un problema importante de salud pública en todas las regiones del mundo y está fuertemente vinculada a las condiciones sociales”.
La investigadora agrega que “es necesario entender los patrones y causas de la depresión para establecer iniciativas globales que reduzcan su impacto en la vida de los individuos y las sociedades”.