HAY ANTES Y TAMBIÉN HAY DESPUÉS 

Una de las cosas que siempre me preguntan es si yo adelgace por métodos normales o por operación. Yo respondo que por ambas. Les explico: operarse hace que entre menos comida, que asimiles menos y tengas menos hambre (esto último solo por un año aproximadamente, después te da igual hambre que jode). Todo parecería perfecto pero no lo es. Por qué? Porque resulta que tienes que lidiar con el dumping (si comes mucha azúcar te da una moridera), lidiar con la pérdida de masa corporal (tienes que hacer ejercicio igual que si estuvieras haciendo un régimen para adelgazar), luchar con la pérdida de energía, tomando vitaminas de por vida, y luchar con la proliferación de gases espantosos, debido a que la comida se fermenta en tus intestinos y la cosa es como un apocalípsis (para ti y para los que están cerca). Por si fuera poco, si comes mucho, vomitas, si pujas, te salen hemorroides, si no cuidas lo que comes, te jodiste, vuelves a engordar, y encima de eso, como es mi caso, tienes que lidiar con piel sobrante que te hace ver gordo y con un pésimo cuerpo, cuando eres delgado y te sientes estupendo. Así que, como adelgacé? Me operé, hice ejercicio, hago dieta, me mantengo y como sano, es decir, adelgacé bajo métodos quirúrgicos y naturales, desde que adelgacé estoy feliz, pero tampoco vengan a decirme que la vaina es mágica y fácil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s