CUANDO EL AMOR ES ENFERMIZO (PARTE 2)

Dentro de los elementos mas perniciosos que atacan duramente la realidad de una pareja se encuentra el deseo de cambiar al otro.

Cuando iniciamos una relación el otro nos parece perfecto, magnifico, maravilloso, lo mejor que nos ha podido pasar en la vida, el destino nos lo puso en el camino y pare usted de contar todas las cosas de las que somos capaces de decir cuando amamos tempranamente a alguien. Con el tiempo el juego de poderes empiezan a erogar los dividendos de una relación bien estructurada. Empezamos a comparar, a mirar como fue en el pasado con anteriores parejas y vemos como es la actual; iniciamos un camino en retrospectiva mirando las cosas que la pareja actual no tiene, lo que le falta, lo que no nos complace y en ese justo momento metemos la pata de la forma mas profunda posible, le decimos: “mi amor…cambia, no me gusta como eres”

En ese justo momento en función de los roles de dominante y dominado empezamos a convertirnos en algo que no somos, iniciamos el camino de crear una personalidad que no es la nuestra y al final del camino, nos perdemos en un teatro mal elaborado de represiones, actuaciones, clichés y formas estereotipadas de relacionarnos que en nada recuerda lo que éramos antes.

No debemos confundir esto con la normal negociación que debe existir en la pareja para que las cosas funcionen dentro de ella. Estoy haciendo referencia a los cambios que nos pedimos derivados de transformar nuestros gustos, reacciones, estilo de comunicación, forma de trato, etc. Hablo no de cambios en función de objetivos de pareja, si no de perdernos en un juego de complacer al otro para que no nos deje.

Una vez conocí un par de amigos (no pacientes míos) que cuando se conocieron no se podía hablar con ellos por que se la pasaban besándose todo el tiempo. No tenían reparo alguno en demostrar su amor libremente. Eran muy divertidos en verdad y sobre todo se veían muy enamorados. Años después, los vi en una fiesta, estaban separados, sin tocarse y cuando se hablaban apenas se miraban a los ojos. Como soy una persona muy dada a hablar, me acerque a ellos y los salude, iniciamos una conversación muy amena, y ellos seguían sin tener contacto entre ellos y yo sin reparo les pregunté que les había pasado que ya no eran tan cariñosos como antes, ellos me miraron sorprendidos y casi al mismo tiempo me respondieron que en publico eso no era bien visto, además “el” se había convertido en una persona importante y esos espectáculos no eran apropiados, eso me dijo “ella”. Hace poco me encontré con “el” y lamento decirlo, se había separado.

Dejar de ser uno mismo para ser de forma que complazca al otro es el colmo de la negación del amor. Una persona que le pide a otra que sea diferente a como la conoció, que la critique sin compasión, que la compare con el pasado o con otra relación, es sin duda alguna alguien que esta cavando su propia fosa de soledad. Si amamos, debemos amar con la total integridad que conforma al otro. Amarnos significa que aceptamos quienes somos y quien es el otro, y cuando por alguna razón las cosas cambian, pues la negociación siempre ayuda a resolver los asuntos problemáticos, pero de allí a exigirnos que seamos diferentes a como somos en realidad, es un trecho largo, y sobre todo…muy patológico.

Continuará en el post de mañana

Anuncios

4 comentarios sobre “CUANDO EL AMOR ES ENFERMIZO (PARTE 2)

  1. Hola! y qué pasa cuando no tienes pasado con quien comparar? no soy una adolescente, sólo que tuve mi primer novio a los 20 y era un principe, un sueño de hombre, pero la distancia (es de otro país) hizo que la relación caducara a los 4 años, qué pasa si no hay punto de comparación y para mi sigue siendo un hombre perfecto? no es una consulta porque entiendo que por esta vía no se hacen consultas, pero ésta apreciación es muy generalizada, es uno de los pocos post que no comparto al 100% su opinión, aún así es valedera, con matices de verdad (a mi perspectiva), pero habemos casos especiales mi estimado Psicovivir…

  2. La cuestión sería… Dónde está el límite entre negociación y cambio? Buen artículo, gracias por compartir tu sabiduría con nosotros. Un saludo desde España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s