DE PADRES E HIJOS

Ser un adulto y aun vivir temiéndole a los padres y a su rechazo, es sencillamente seguir siendo niños

Nuestros padres nos educan de acuerdo a sus tiempos. Vivir bajo sus reglas cuando los tiempos cambian, es sencillamente no crecer

Echarles la culpa a tus padres, de tus conductas como adulto es el colmo de la irresponsabilidad

Una educación es valida siempre y cuando te permita ser flexible a los cambios sociales

Cuando por temor al rechazo de tus padres, en la adultez, te anulas tus propios deseos, admítelo, eres un cobarde

Unos buenos padres son aquellos que te permiten vivir tu propia vida sin que te impongan sus puntos de vista

Ser adulto y vivir con tus padres, sin duda alguna evidencia un escaso nivel de superación personal

Una buena educación es aquella que te permite vivir sin depender de nadie

Ser rígido es un síntoma inequívoco de desadaptación social

Un buen padre es aquel que te enseña a no depender de el

Vivir bajo la moral que te enseñaron tus padres, siendo adulto, es sencillamente no tener tu propia moral

Depender de los padres, siendo adulto, es claramente un mensaje que dice “yo sigo siendo niño y no se valerme por mi mismo”

Cuando tienes un rencor no superado por algo que tus padres te hicieron cuando niño, sencillamente es seguir siendo niño

Temer a tus padres cuando ya eres adulto y con criterio, es claramente síntoma de que no eres adulto ni tienes criterio

Los principios enseñados por los padres deber servir como referencia a los principios creados después de adulto, no como normas

Es muy frecuente que muchos padres quieran vivir a través de sus hijos, es menester del hijo vivir su propia vida

Una cosa es respetar a los padres y otra es anularse a causa de ellos

Nuestros padres saben muchísimo sobre el pasado, nosotros los hijos sabemos muchísimo sobre el presente

Mientras tus padres te regañen, sigues siendo un niño

Escuchar a los padres es un deber, seguir sus reglas sin evaluarlas, siendo adulto, es un fracaso

Un buen padre es aquel que te enseña a ser la versión mejorada de si mismo

Si un padre no teme rechazarte implica sin duda alguna que tampoco teme a que tú lo rechaces

Madurar es empezar a tener propio criterio. Mientras vivas bajo los criterios de tus padres, aun no has madurado

Mientras no vives de forma autogestionada, independiente y madura, vivirás sin duda en estado de dependencia infantil

Si siendo adulto temes a tus padres, no eres adulto

Para que tus padres dejen de verte como un niño, debes comportarte de forma adulta

Amar y respetar a los padres es un deber humano, siempre y cuando ellos se ganen ese amor y ese respeto