DESTINOS Y PENSAMIENTOS

Uno se hace su destino, pensar lo contrario es ser víctima de las contingencias

A todos nos pasan cosas malas en la vida, el asunto es lo que hacemos con eso lo que define nuestro camino existencial

Es nuestro destino el que vivimos, no el destino de otro. Saber la diferencia es hacerte dueño de tus procesos

Mientras pensemos que el destino es un asunto ya escrito, entonces asumimos que nosotros no somos dueños de nuestra vida

Forjamos nuestro carácter en las frustraciones y en los éxitos. El crecimiento en bonanza es siempre nimio

Siempre que asumamos que la providencia declara nuestro destino, someternos a un designio divino nos toca

No importa realmente si el destino está escrito o no, lo que importa es lo que hacemos con lo que vivimos, predestinado o no

Cada cosa que nos sucede corre el riesgo de ser asumida en base a lo que nos enseñaron. A veces la educación resta espontaneidad

A veces nuestra biografía nos limita. Vivir en parámetros estructurados nos constriñe duramente

Es factible que exista Dios y de paso se haga siempre su voluntad. El asunto humano es que hacer y sentir con respecto a eso

También es factible que no exista Dios y ante eso, la soledad en la toma de decisiones nos obliga a asumir falibilidad

Cualquiera que categóricamente afirme o niegue la existencia de un destino preestablecido corre el riesgo de pensar que lo sabe todo

No importa la vida en sí misma, de hecho no importa si tiene significado o no, lo importante es la oportunidad de vivirla

La posición de ser víctima de las circunstancias nos coloca siempre a ser unos eunucos de la proactividad

Tú eres el dueño de tus decisiones. Pensar que no lo eres te coloca en un lastimoso rol de victima

Muchas cosas suceden y no podemos cambiarlas, pero siempre podemos cambiar la forma de interpretarlas y asumirlas

Pensar que algo es trágico o maravilloso tiene mucho que ver con lo que previamente te han enseñado que es trágico y maravilloso

Pocos nos hemos dado cuenta que somos dueños de lo pensamos y sentimos. Muchos creen que eso no se puede cambiar

Lo peor que nos ha pasado como humanos es pensar que nuestras ideas y sentimientos son órdenes y no elecciones

Cuando te das cuenta que eres absoluto amo y dirigente de tus pensamientos y emociones, ese día dominas tu reino personal

El destino al final del camino es algo que piensas

Mientras creas que lo que te enseñaron a pensar es una estructura inamovible entonces has condenado tu vida a ser un seguidor y no pionero

Todo lo que piensas, eres, así no lo seas

Siempre el dilema de aquellos que pensamos sobre lo que pensamos es: mis pensamientos son míos o me los enseñó otro?

A veces nos sometemos a los que nos enseñaron solo para asumir la responsabilidad de nuestros propios pensamientos

La libertad verdadera y absoluta es cuando te das cuenta que todo lo que piensas es solo una interpretación basada en tu educación

Todo proceso humano se basa en estos pasos: percibo, pienso, siento, hago. Lo que piensas define tus consecuencias

Si no cuestionas lo que piensas, eres de los que sin duda alguna cree que la verdad es absoluta

Pregúntate: tu destino es escrito o lo escribes? Lo que respondas tendrá que ver con lo que te enseñaron

Mientras seas capaz de percibir la realidad, siempre tienes la oportunidad de cambiar la manera de pensar sobre ella