Resucitar es el mensaje real.

Los que me conocen deben estar muy sorprendidos de que yo monte esta foto en mis redes. La mayoría sabe que no soy católico, y que desde que dejé de ser ateo, soy agnóstico. Pero la resurrección tiene algunos elementos que creo pertinentes analizar.

Vamos a olvidarnos un poco de la religión y vamos a meternos en un tema más ligado a la simbología y la psicología. Los invito.

Jesús, en una sociedad absolutamente machista, se aparece después de resucitar no a un hombre, no a Juan, no a pedro, sino a una mujer. Allí hay un símbolo. El más grande, el divino, se aparece a la mujer. Es importante entonces el lugar donde Jesús la coloca. La iglesia nunca entendió ese símbolo. De hecho, no existen curas mujeres y mucho menos Papa mujer. Nunca entendieron que Jesús nace de mujer y resucita ante mujer.

Por otro lado, hay otro elemento en la resurreccion. Jesús no teme probar su existencia ante Tomás. No condena al no creyente, no condena incluso la duda. Al contrario, da una muestra de humildad y le muestra sus heridas. Bienaventurados los que creen sin ver, no significa que son condenados los que no creen. Si no crees, yo te muestro y te lo pruebo. Ese fue el mensaje que dio Jesús a los no creyentes. La iglesia tampoco entendió ese símbolo y aunque no condena a quienes no creen, tampoco es que los mira con buenos ojos.

Por último, la resurrección es más importante que la crucifixión. Cualquiera puede ser crucificado pero no cualquiera puede resucitar. La iglesia dice que Jesús murió por nosotros. Una forma sutil de hacernos sentir culpables. Jesús resucitó por nosotros. Eso es lo que importa. Claro, un mensaje así no podía ser difundido, el miedo y el temor controlan mejor. Es la resurrección el verdadero legado del mensaje de Jesús, no su muerte, ni siquiera su sufrimiento. Miles de héroes han sufrido y muerto por los demás. Cualquier bombero o policía lo hace. Cualquier médico luchando contra el covid lo hace. Es la resurrección el mensaje, no la muerte ni el sacrificio.

Tengan esto en cuenta para sus propias vidas. Es levantarse y seguir. Es resucitar ante las adversidades. Es resurgir del sufrimiento. De eso se trata.

Se trata de la vida.

Sepan.

“Sensación de Vacío”

“Sensación de Vacío” – Por Alberto Barradas

Cada vez es más frecuente escuchar a la gente decir en consulta que se sienten sin rumbo, que no le encuentran sentido a la vida y que tienen esa sensación de vacío que los desconecta de la alegría de vivir.

En este #vlog​ traigo una reflexión y algunas recomendaciones para ti.

#Depresión#Tristeza#Psicología

Recuerda, si necesitas ayuda o dar un testimonio sobre este tema, puedes ir a los FOROS PSICOVIVIR.

Si conoces a alguien con esta inquietud, compártele este video. Suscríbete ya a mi canal, activa las notificaciones, guarda mis videos en tu lista de favoritos, y dale “me gusta”, y participa con tus comentarios.

Estaré respondiéndote e interactuando contigo.

Tus emociones reales tienen cabida en mi canal. ¡Sigue conectado conmigo! _________________________________________________________

👉 Visita mi web: https://psicovivirinternacional.com/

SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES

👉 Telegram: https://t.me/psicovivirinternacional

​ 👉 Instagram: https://www.instagram.com/psicovivir/

👉 Facebook: https://www.facebook.com/AlbertoBarradas.Psicovivir/

👉 Twitter: https://twitter.com/Psicovivir

👉 LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/psicovivir/

👉 Blog: https://psicovivir.com/

Y ahora también en Spotify, con audios exclusivos de mi serie en Telegram “SEPA”, ediciones especiales de videos de YouTube en audio y con los audios editados y musicalizados de mis Lives de todos los lunes.

Entra en Spotify aquí: https://open.spotify.com/show/4ARI6SD​…

Si quieres comprar mis libros, haz clic aquí:

A veces Cupido tiene mala puntería – https://amzn.to/334Yc0B

Esto se acabó – https://amzn.to/3mUGGUo

Psicovivir Internacional es el servicio de salud emocional con atención online más grande de habla hispana. Dirigido por el Dr. Alberto Barradas.

A veces nos parecemos a aquello que odiamos.

Me gusta analizar y reflexionar sobre estas cosas cuando la marea baja, pero en este caso, mejor hacerlo en caliente.

Ayer murió un conocido animador venezolano. El Covid lo mató a él y a su papá. Días atrás había pedido ayuda económica. Unos humoristas (los del video) también bastante conocidos en Venezuela, dudaron de eso, lo llamaron claramente estafador y se burlaron de la situación.

Hoy estos humoristas enfrentan la ira en las redes.

No me sumaré a ese odio. Lo explicaré.

Venezuela está enferma en muchos sentidos. Son 21 años de destrucción de su cultura, símbolos, forma de vida, sociedad y civilización. La representación de la sociedad son en mucho, sus artistas. ¿Por qué? Porque el arte siempre ha sido la representación de la sociedad donde se ejerce. Desde las pinturas rupestres hasta el día de hoy, el arte define la expresión social.

La farándula venezolana es un asco (no toda pero si su enorme mayoría actual). Sus valores pasan desde lo vulgar, lo ilegal y ahora hasta el salvajismo. Es un tema social, cultural, de valores obviamente. Estos dos personajes, en una sociedad un poquito más normal, estarían enfrentando multas o prisión. No sólo odio en redes. Pero no, no es así, y esto es porque no hay sociedad estructurada hoy en día en Venezuela, sus valores y principios.

Lo moral sería cerrar ese programa, desaparecer, y también sentir el desprecio de la gente. No va a ocurrir. Ellos seguirán y tendrán bastante gente que los defienda. En Venezuela la normalización de lo aberrante es norma.

Esto nos debe llamar a la reflexión. ¿Nosotros somos Alex Goncalves? ¿Somos Jean Mary? ¿Somos capaces de ser como ellos? La respuesta es que quizás sí. Quizás ellos nos muestran un poco quiénes somos. Si empezamos por vernos, podemos no sólo rechazarlos a ellos, sino también rechazar esa parte de nosotros que se parece a ellos.

Entonces, esto habrá servido de algo, y quizás podría ser un pequeño eslabón de un gran cambio social.

Si no queremos ser como ellos, debemos apartarnos de esa parte de nosotros que se parece a ellos.

Lleve.

REFLEXIONES SOBRE SER UNO MISMO

No existe nada más hermoso que expresarse a plenitud, decir lo que se desea decir sin menoscabo de la asertividad y la consideración con el prójimo. Decir la verdad es inexplicablemente liberador y sin duda alguna sano. Cuando decimos “te amo” o al contrario expresamos un “no te amo”, la verdad siempre tiene que ser la marca de esas palabras. Definirse uno como persona, explicar al otro a plenitud quien es uno y estar al tanto de las debilidades y fortalezas de cada uno, desde mi punto de vista es esencial para que una relación funcione.

Es un asunto de verdades. Asumir que cada uno de nosotros tenemos características que nos definen y que hacen de nosotros una marca única en este universo, es la formula mágica para poder decirle a la persona que amamos lo que queremos de ella. Darle el espacio a esa persona a expresarse es obligatorio para la reunión de almas que significa amarse a plenitud. El asunto es que generalmente se tiene miedo.

La mayoría de las personas que tienen conflictos de relación basan sus vidas en roles y convencionalismos sociales que cuando no se adecuan a las realidades intrínsecas de la relación en cuestión, sencillamente rompen las estructuras en las que se basa el sistema y termina por disolverlo. Es una cuestión de decir “Si” cuando en realidad se quiere decir “No”. Esa es la mejor forma de acabar una relación sentimental. Es terrible cuando escucho a una persona decirme: “lo que pasa es que el quiere que yo no me ponga ese vestido por que parezco una puta, y a mi en verdad me encanta”. No lo puedo negar, eso siempre me molesta. No concibo que una relación se base en la prohibición de libertades individuales. Una cosa es llegar a acuerdos, otra es reprimir.

No tengo reparos en decir que si alguien va a amarme como soy tiene que aceptarme todas mis “cosas”, yo estoy dispuesto a aceptarlas en la persona que amo. No podría amarla si no acepto todas sus “cosas”. En este sentido lo ideal es aquello que nos aceptamos. He allí lo difícil, para decirle a esa persona quien soy, tengo que conocerme y aceptarme. Lo mismo tiene que hacer ella. Los “Si” tienen que ser verdaderos, no acomodaticios. No existe un mejor “Si” que aquel que se dice en medio de un orgasmo. No existe un “Si” mas verdadero que aquel que se dice mirando los ojos de la persona que uno ama, bajos las sabanas que suponen un abrazo lleno de amor de ese extraño o extraña que llego a tu vida para decirte, aquí estoy, aquí me quedo y de mi solo te liberarás cuando dejes de besarme.

Si queremos un “Si” de verdad tiene que pedirse con todo el corazón, y al darlo hay que hacerlo de la misma forma. Un beso significa un te amo y un te amo, significa te deseo. Cuando llegamos allí el amor es uno mismo y la soledad solo es un espacio irreductible donde cabe la posibilidad de ser amado.

Cuando somos genuinos no importa el que dirán, pero es muy importante ser asertivo, querer a los demás y ayudar al prójimo. Ser uno mismo es saber que uno siempre necesita ayuda y cuando se la dan, dar las gracias de corazón como si fuese el favor más grande del mundo. Ser genuino es contar un chiste malo y avergonzarse por que nadie se rió. Es saber que uno es medio feo pero tampoco es que es horrible, es mas, uno como que es hasta bonito. Es saber que sencillamente la vida hasta que se demuestre lo contrario es una sola y hay que vivirla a plenitud, como si ayer fuera hoy y mañana es una esperanza cierta de convertirse en ayer.

Es amar y volver a amar. Es sentir miedo de perder y decirle a esa persona “tengo miedo de perderte”, y luego cuando esa persona te disipa los miedos, saber que uno es un privilegiado de la vida al contar con los amores de esa persona que te mira tiernamente. Ser genuino es saber que eres una contingencia entre un espermatozoide y un ovulo que se convirtió en ese ser único y maravilloso que esta dejando huella sobre el corazón de quienes te quieren.

AMORES DE LEJOS

los amores de lejos son amores basados en la identificación. En este sentido debemos tener claro el termino: nos identificamos con lo que pensamos sobre el otro. Nos enamoramos de lo que creemos es el objeto de nuestro amor. Es obvio que al estar lejos no podemos conocer a la persona que amamos. En otras palabras, nos podemos imaginar un limón, salivar, darnos muchas ganas de una limonada y saborearla internamente, pero el limón solo esta en nuestra imaginación. El cerebro no distingue lo que es real o no. Eso es un hecho. Cuando amamos a alguien que se encuentra lejos, amamos la idea que tenemos de el, no necesariamente la realidad.

Aparte que cuando uno se enamora de alguien que se encuentra lejos de uno, al verse, la pasión, el deseo, las ganas reprimidas por la distancia de estar juntos, hacen que los detalles personales que pudieran necesitar ser negociados en una relación, pasen a segundo plano. En este sentido, estar enamorado de alguien lejos de uno es estar permanentemente en un estado de éxtasis y apasionamiento que es muy placentero. Pero también muy superficial. No es casualidad que las parejas que viven lejos, al unirse y empezar a vivir juntos, se separan. Se acaba el idilio que inicia con cualquier inicio de relación, y al tener que convivir juntos se dan cuenta que después de los besos, los te amaré para siempre, el sexo lleno de lujuria de quien tiene tiempo que no esta con el objeto del deseo, da paso a la necesidad de tomar en cuentas los verdaderos aspectos profundos de la personalidad de cada quien.

¿Prosperan los amores de lejos? Depende. Si las personas logran conocerse bien, negocian sus aspectos personales, son capaces de vivir menos en la pasión o el idilio de cada reencuentro y mas en la necesidad de conocerse en profundidad, lo mas probable es que ese amor prospere, pero si en cambio, cada visita se va en besarse, pasear, ir a hacer el amor, divertirse y vivir cada momento como si fuera el ultimo, será maravillosa esa relación, sin duda alguna….hasta que les toca convivir juntos y darse cuenta de la realidad de las relaciones.

¿ES LA VIDA UN MISTERIO?

Definamos la vida en el contexto en que quiero desarrollar este post. La vida es el proceso dinámico de decisiones que tomamos antes los acontecimientos que nos suceden. Es la observación de los hechos, el juicio de los mismos y las actuaciones que hacemos ante esos juicios. Existen algunas variables con que asumimos este concepto: la primera es que la vida es un caos, es decir, los sucesos que nos ocurren son aleatorios, circunstanciales y derivados de la casualidad; por el otro lado, otros asumen la vida como un proceso inteligente, basado en un proceso armónico, que tiene sentido y es causal. Lo podemos entender e inclusive predecir, controlar y hasta cambiar. Lo cierto es que los seres humanos que habitamos este planeta intentamos siempre darle una explicación a los eventos que nos suceden.

Algunos han creado Dioses para entender que lo que pasa en la vida es obra de algo externo a nosotros, que nos rige y determina, que podemos confiar en esa energía que solo desea que la adoremos, la veneremos y respetemos sus leyes morales, y que a cambio nos dará los beneficios de ser sus elegidos, y que una vez que dejemos esta vida llena de sufrimientos y penurias nos llegará nuestro momento de vivir la felicidad plena en el paraíso ¡que no queda en esta vida! Otros has creado cosmovisiones basadas en que no hay leyes morales pero si leyes creativas. Que la vida tiene un sentido inteligente que esta a la orden de nuestra intencionalidad. Pensamos y creamos, dirigimos la atención y el “universo conspirará para darnos lo que deseamos”, parafraseando a Paulo Cohelo. Otros crea explicaciones mas derivadas de postulados científicos, determinando que la vida es solo un continuo de trayectos posibles que permanentemente están en proceso de creación, y que basados en la intemporalidad de la paradoja partícula-onda, cada suceso estará determinado por la observación y decisión intencional que hagamos de ella. Mas o menos basado en los criterios del Secreto. Todas posibles explicaciones que tratan de entender como funciona este proceso llamado vida.

Ahora bien, una rosa crece a través de las espinas sin mayor rollo, el halcón caza su presa sin mayores filosofías existencialistas, las ballenas se aparean y no andan pensando que están pecando por no casarse, los indígenas cambian de pareja y sus Dioses nunca los excomulgan, algunas tribus africanas tienen en sus ritos de iniciación relaciones homosexuales como elemento de demostración de hombría y de estar listos para la vida, sin mayores conflictos morales. A menor capacidad de conciencia cultural, menor grado de conflicto en cuanto a entender la vida. Pareciera que mientras ampliamos nuestro panorama intelectual, nos encanta descubrir la vida, hacer leyes de eso y convertirnos en Mesías morales y éticos que miden el comportamiento de los demás basados en sus propios dictámenes. Cuantas veces he escuchado que tal o cual cosa no es correcta por que la vida te lo devolverá. Algunas veces creo que el sentido de la vida es sencillamente el miedo.

Para mi la vida tiene un solo sentido: el placer. Estamos diseñados estructuralmente para no soportar dolor. Nuestra mente tiene cientos de mecanismos para apartar el dolor de si misma, nuestro cuerpo tiene millones de funciones que hacen que las cosas que puedan causarle dolor, sean erradicadas de su estructura. La creación del hombre nace de un orgasmo, que es la máxima expresión de placer que se evidencia en un gesto de profundo dolor. Todo nuestro sistema de vida está basado en la búsqueda del bienestar, la armonía, el amor, la seguridad y el crecimiento sostenido y sustentable, todos esos elementos basados en el placer. No hay nada que el hombre haga en esta vida que no este inmerso en el placer, y cuando no lo logra sobreviene la locura inexorablemente. ¿El sentido de la vida es un misterio? No lo creo mi querido lector, creo que tenemos temor a ver directamente que el único sentido de la vida es el placer que tenemos al vivirla. Tememos el placer, pero ese será tema de otro post.