DIOS Y RELIGIÓN¿COMPATIBLES?

Que manía tiene la humanidad de mezclar Dios y religión.

Mezclar Dios y religión es como mezclar una persona con el cemento con el que hace su casa

Las religiones intentan interpretar un Dios que generalmente es descrito por los hombres que escriben esos códigos

Cada religión se cree la verdadera y condenan a quien no pertenece a ella, pero todas dicen que Dios es amor. Incongruencia

La religión es regida por hombres falibles e imperfectos que intentan vivir normas de un Dios perfecto e infalible

Los códigos con que se rigen las religiones generalmente tienen que ver con el tiempo en que se crearon las mismas

La idea de Dios siempre es subjetiva. Las religiones intentan unificar sus subjetividades y convertirlas en leyes

La idea de Dios está presente en todas las religiones. Lo interesante es que cada una genera formas diferentes de abordarlo

La idea de Dios siempre será humana ya que son los humanos los que tienen ideas acerca de Dios

Cada vez que pensamos en Dios colocamos nuestros procesos personales a definirlo y aceptarlo. Nos pagamos y nos damos el vuelto

Si no existe religión verdadera es difícil aceptar un Dios verdadero. El hecho de que exista no implica que lo conozcamos

Dios puede existir sin el concurso de las religiones, pero es difícil que una religión exista sin la existencia de una deidad

Los códigos morales que promulgan las religiones son generalmente asuntos humanos donde colocamos a Dios como juez y parte

La mayoría de las religiones han promovido asesinatos y guerras, directa o indirectamente. Asuntos de Dios le llaman

La idea de Dios generalmente está impregnada de alguna elucubración religiosa. Difícilmente separamos una de otra

La idea de Dios manejada por las religiones es generalmente una idea derivada del control de masas

Es interesante como las guerras religiosas están siempre basadas en la creencia de un dios amoroso y misericordioso

Considero que las religiones deberían desaparecer. Dios debería ser experimentado de forma unipersonal e intima

Si desaparecen las religiones pienso que se dejaría libre al hombre de experimentar el Dios que se le manifieste

Anuncios

¿QUÉ LE PIENSAS DEJAR AL MUNDO?

La muerte de Steve Jobs me ha traído como reflexión la pregunta ¿y yo, que le quiero dejar al mundo?

¿Hemos diseñado nuestra vida de forma tal que seamos recordados?

¿Cuándo nos llegue la hora de morir, habremos vivido de forma que hayamos aportado algo a la humanidad?

¿Vivimos de forma que hagamos la diferencia o en realidad somos más de lo mismo?

¿Es nuestra vida una demostración de que realmente deseamos ser diferente a los demás?

¿Vivimos de tal forma que nos admiren por nuestros actos o solo simples admiradores de los actos de los demás?

¿Hemos construido una vida donde al morir nuestros familiares y amigos nos recuerden por nuestros actos?

¿Estamos vivos o vivimos muriendo?

¿Somos capaces de marcar la diferencia?

¿Hemos dirigido nuestra vida a ser una mejor versión de nosotros mismos o solo una copia barata de lo que creemos que somos?

Y cuando mueras, ¿Cómo te recordaran?

¿Estas dejado un legado en la vida para recordar o más bien para olvidar?

¿Estas viviendo una vida que realmente merezca ser vivida?

Cuando mueras, ¿ira mucha gente a tu funeral o solo unos pocos conocidos?

La vida que vives, ¿vale la pena?

En tu vida, ¿eres de los que todo se lo toman a risa, por imbécil o por tener buen humor?

¿Pertenecerás al club de la gente que construye el mundo o serás solo del club de los que soñaron pero no hicieron?

¿Eres de los que te haces preguntas o solo esperas que otros te den respuestas?

¿La vida que vivimos sirve de algo?

¿Cuándo mueras, habrás realizado grandes obras o sencillamente habrás sido uno más que paso la tierra?

¿Eres la única referencia de tu vida o los demás notas que vives?

¿Eres nulo a los demás o eres punto de referencia?

En fin, ¿Eres lo que realmente quieres ser?

 

CONOCERSE A SI MISMO

Nada puede ofender a quien conoce bien sus virtudes y defectos

Ser uno mismo implica siempre estar claro en que a veces es imposible ser uno mismo

Ser frontal no es agredir a los demás, es mostrarse ante los demás

Todos vivimos diferentes roles en nuestra vida, el asunto es cuando confundimos nuestra esencia con el rol del momento

Cuando nos liberamos de represiones sobre nuestro concepto de nosotros mismos, tendemos a ser más honestos

Cuando se admiten fortalezas y debilidades la consecuencia inmediata es una reconciliación con tu propia humanidad

El acto de conocerse a si mismo es siempre un acto valeroso

Nadie se conoce a si mismo en su totalidad, pero siempre se puede hacer el intento

La hipocresía es solo una mentira que se vive actuando de forma que al final te la crees en verdad

Quien se conoce a si mismo reina sobre sus pasiones, reprimiéndolas o dejándolas fluir

Nada ofende a quien está seguro de lo que es

Quien vive pendiente del concepto que tienen los demás sobre él, solo se conocerá en función de lo que le dicen quien es

Quien solo admite sus virtudes solo conoce la mitad de si mismo

Quien se ve lleno de defectos nunca es objetivo

Nadie es dueño de la opinión de los demás

Quien está seguro de sí mismo nunca se vanagloria de que está seguro de sí mismo

Para conocerse a si mismo el primer requisito es saberse ignorante de si mismo

Ser fuerte implica entender y aceptar sus debilidades

SOY GORDO, MÉTETE CONMIGO Y DIME LO QUE TENGO QUE HACER

Uno de los aspectos más característicos de la persona obesa es su “letrero” en la cabeza que dice “mírame, soy vulnerable y débil y puedes meterte en mi vida y mi intimidad todo lo que te dé la gana”. Si, no se sorprenda querido lector: a nosotros los obesos todo el tiempo nos dicen lo que debemos hacer, como debemos comer, la voluntad que debemos tener, lo mal que nos vemos y ¿Cómo es posible que llegaste a ese estado?

Uno podría decir que las personas que dicen eso lo hacen porque se preocupan, nos aman, están interesados en nuestra salud o cualquier elemento positivo que se nos ocurra, pero lo cierto es que la mayoría de las personas se siente con el poder y el permiso necesario de darnos consejos no pedidos, criticas no deseadas y opiniones que nunca nos preguntan si queremos oír. Es como si todo el mundo se sintiera con el derecho de decirnos lo que debemos hacer, lo mal que lo hacemos y como ellos (delgados) si saben lo que hay que hacer para cubrir las expectativas de los demás.

Si, nosotros los obesos estamos permanentemente intentando cubrir las expectativas de los demás. No nos gusta que nos vean comiendo, no nos gusta salir en las fotos familiares, no deseamos ir a la playa, ir de compras es solo si nos obligan y más aun, de forma perenne hay alguien criticándonos, haciéndonos sentir miserables en el nombre de la “salud” y diciéndonos a nosotros los pobrecitos, lo que debemos hacer para vivir bien.

Es una característica muy repetitiva en la vida del obeso el estar siempre bajo la mirada de los demás. Es como si las opiniones de los otros definieran quiénes somos y como somos. De hecho nos decimos a nosotros mismos “soy obeso” en vez de la realidad que es “estamos obesos”. Nos identificamos tanto con lo que los demás dicen de nosotros y como nos miran, que terminamos creando un concepto personal que es muy parecido a lo que los demás piensan de nosotros, es decir, nos vemos débiles, feos, desorganizados y lo que es más fatal: inservibles.

Estamos claros, la obesidad es una enfermedad, nace de malos hábitos alimenticios y problemas hormonales y genéticos, vida sedentaria y poco amor a nosotros mismos; pero vamos, todos los obesos sabemos eso, también sabemos que debemos mejorar, comer mejor, hacer más ejercicio y cuidar nuestra salud. También sabemos que tenemos problemas psicológicos que resolver que nos llevaron a estar tan gordos, igualmente conocemos el hecho de que nos estamos matando y que la vida así no debe continuar, igualmente estamos claros de que nuestra sexualidad está comprometida, que no nos vemos tan bien como quisiéramos y que en fin, tenemos problemas serios. De hecho, sabemos que la voluntad es un problema y que un delgado nunca nos comprenderá porque no tiene idea de lo que sentimos. Si, sabemos todo eso, no somos brutos. En consecuencia amigo mío, no tiene que repetírmelo, no tiene que machacarme lo que ya sé, no crea que soy un desinformado, no me crea tan imbécil. EL problema amigo preocupado por mí, es que soy un adicto, esta página es para obesos, si usted es flaco no me va entender y si usted es obeso sabe que estoy diciendo algo que todos vivimos. De hecho querido amigo, estoy buscando ayuda y por eso me estoy leyendo este blog. Soy un obeso, no tiene que recordármelo y mejor apártese que estoy un poco apretado y deseo leer cómodamente este post que le da en la madre a los que no entienden lo que vivimos.

Si desea asistir a nuestro programa de Apoyo Psicológico A la Persona Obesa, puede llenar el siguiente formulario y le enviaremos toda la información.

LO QUE PARA MI HA SIGNIFICADO LA OBESIDAD

Por más que digan lo que digan sobre la obesidad, para mi lo único cierto es que es un infierno
Las limitaciones de ser obeso pasan desde la dificultad para atarse los zapatos hasta romper sillas en sitios públicos
En mi experiencia profesional y personal, la única persona que puede entender un obeso es otro obeso o un ex obeso
Uno de los aspectos más difíciles de la obesidad es la negación a vernos gordos. Yo pesaba 200 kilos y no me veía gordo
El problema de la obesidad es muchísimas veces un problema psicológico que se traduce en grasa.
Llega un momento en la obesidad en que la fuerza de voluntad ya no es suficiente para adelgazar. El problema te devora
Una vez que llegas a la obesidad mórbida, la operación no solo es necesaria sino que prácticamente obligatoria
Uno de los problemas más serios de ser obeso es la cantidad de burlas y discriminación a la que eres sometido
El que los seguros no paguen las operaciones bariatricas es la discriminación más evidente hacia la obesidad
Ser obeso es sentirte siempre mal, vivir limitado, ser infeliz y de paso parecer feliz por aquello de que gordo es feliz
No existe nada mas frustrante y lagrimas mas tristemente derramadas que las que emanan dentro del mostrador de ropa que no te sirve
La obesidad nos obliga a ser simpáticos, divertidos y amenos solo por el hecho de tapar nuestros complejos e infelicidad
No he conocido en mi vida un gordo feliz
La obesidad y la vida sexual no se llevan bien
En mi experiencia a uno le dan ganas de asesinar a las personas que te dicen “deberías adelgazar”, “que gordo estas”, “haz dietas”
En la vida del obeso son pocas las personas que se preocupan por su gordura y son miles quienes lo critican a través de la lastima
La obesidad es un estigma que quienes la padecemos la sufrimos. Es como una lepra, una enfermedad de la cual burlarse
La mayoría de los obesos nos escondemos en nuestra casa, correos, chats, twitter, DM, fotos de cuando éramos delgados
A la mayoría de los obesos no les gusta hablar de su obesidad, saben que si lo hacen habrá siempre un imbécil que les diga haz dieta
Ni los drogadictos son tan victimas de burlas y escarnio como lo son los obesos, a pesar de que ambos somos adictos
Ir a una tienda, medirte y que no te sirva, es el motivo de depresión más grande para ese día, en un obeso
Muchos obesos se embarcan en relaciones infernales con personas despreciables solo por el hecho de pensar que no habrá quien los quiera
Muchos piensan que el obeso es feliz comiendo. Son ignorantes. El obeso siempre siente culpa, antes, durante y después de comer
Ser obeso es sufrir desde que te levantas hasta que te duermes. Para mi, esa es una realidad como una catedral
No es extraño para un obeso ver series como “perder para ganar” comiéndose una hamburguesa y un refresco
Aunque me caigan encima y re rasguen las vestiduras, para mí, todo obeso envidia a los delgados. De hecho yo lo hacia
Un obeso puede ser exitoso en la vida, sin duda alguna, pero en el fondo, al saberse obeso, no se siente exitoso
De la obesidad se puede salir con fuerza de voluntad. Voluntad para dieta, ejercicio u operarseSi deseas asesoria psicologica personalizada, puedes escribirme para solicitar informacion sobre consultas a info@albertobarradas.com