ANSIEDAD

No hay nada más terrible que sufrir de ansiedad. Es una constante agitación acompañada de respiración entrecortada, boca seca y esa nefasta sensación de que algo malo va a pasar. Es ese temblar de estomago que uno no sabe cuando va a terminar. Es la sensación inefable de que sin duda alguna el miedo fue inventado para torturarnos. La ansiedad más que una patología es una buena forma de mostrarnos cuan fácilmente nos traumatizamos.

Tenemos un miedo espantoso a la incertidumbre y aun mas, nos da pánico tener pánico. Ese despertar a las tres de la mañana que nos quita el sueño en un pulsar de corazón con taquicardia, con la tensión a millón y ese pertinaz miedo a la muerte, que a su vez se transforma en “no era un infarto, era una crisis de angustia”, que a la final en vez de alivio, lo que produce es desazón. Al angustiado le es preferible un infarto a que volverse loco. La ansiedad es el miedo a lo desconocido, es la sensación de perder el control y no saber como retomar el camino a casa.

Todos sufrimos en mayor o menor grado de ansiedad, pero nada es comparable al teléfono que no responden, a la llamada que no contestan, al amor que se presume ido, a la pareja que se siente con otra. No hay nada peor que la ansiedad por saberse solo y siendo engañado. La ansiedad y los celos son dos hermanos que luchan por ver quien es el Caín de los dos. Ese miedo a que te boten del trabajo, a equivocarte, errar y perder, es la ansiedad que no te deja vivir. Lo peor: casi nunca tiene base en la realidad. Es una locura con sensación a realidad. En el ansioso, cuando algo malo pasa es la reconfirmación de que tenia razón. Esto no lo alivia, le da mas fuerzas para defender que la ansiedad es necesaria, pero nada, al final se siente perniciosa.

Cuando el profesional te dice que la ansiedad se quita con técnicas de respiración te dices a ti mismo, con razón los psicólogos están locos, no sirven para nada, y si por casualidad te vas al psiquiatra, compras el Tafil que te indicó y luego lo botas en el inodoro por que vamos a estar claros, “eso es para locos y yo no lo estoy”. Es una lucha terrible por saberse sin control y al final del día de agitación, darte cuenta que normal, estas muy lejos de serlo. La ansiedad es la única patología que tiene sentimiento de cordura: el ansioso cree que algo le va a pasar, y obvio, a todos nos pasa algo. Se da cuerda a si misma.

El mejor remedio para la ansiedad es la toma de conciencia de enfermedad. Es darse cuenta que uno se ha acostumbrado en vivir en una zona de comodidad que teme perder y que el control siempre esta a la mano de forma alucinante en un mundo donde la incertidumbre es la constante. El ansioso debe acostumbrarse a que todo lo malo puede pasar así como lo bueno, que su mente no atrae los peligros y que cuando algo malo pasa pues sencillamente debe buscar herramientas para salir de ello. Ningún peligro que se ha hecho realidad pudo evitarse, esa frase no le cabe en la cabeza al ansioso y para poder salir de la misma debe acostumbrarse a la idea de que las cosas pasan y uno vive el día a día. De la misma forma para abandonar la ansiedad la ayuda medicamentosa y terapéutica no implica que esta loco, mas bien la locura seria no recurrir a la ayuda profesional.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Anonymous dice:

    todo esto es terriblemente cierto. parece que hablaras de mi!!

  2. Anonymous dice:

    mmm ahora entiendo mis ataques de panico y mis subidas de tension

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s