SEXO DE UNA SOLA NOCHE

Anne Campbell, del Departamento de Psicología de la Universidad de Durham (Reino Unido), realizo un estudio con 1.743 personas de ambos sexos que habían tenido encuentros sexuales de una sola noche.

En términos evolutivos, las mujeres han soportado la carga del cuidado de los niños, y se ha pensado generalmente que les convenía elegir a su pareja con cuidado y serle fiel a esta para asegurarse de que sus compañeros no tenían ningún motivo para creer que estaban manteniendo al hijo de otro hombre. Pero recientemente los biólogos han sugerido que las mujeres también pueden haberse beneficiado del apareamiento con muchos hombres: esto aumentaría la diversidad genética de sus hijos; y si un hombre de alta calidad genética no se quedara con ellas para siempre quizá al menos conseguirían que transmitiera sus excelentes genes a sus hijos.

Para comprobar hasta que punto las mujeres de hoy en día están adaptadas al sexo ocasional, pidió a los participantes del estudio que calificaran positiva o negativamente sus sentimientos tras este tipo de encuentros. Campbell observó que las mujeres asimilaban peor y tenían actitudes más negativas hacia lo sucedido que los hombres. El 80% de los varones reconoció haber disfrutado con la fugaz relación, pero el porcentaje de féminas que lo vieron como algo positivo fue de solo el 54%. En ellos era mas común que desearan contar a sus amigos la experiencia. También mostraron tras la breve aventura una mayor satisfacción sexual que las féminas, así como una mayor sensación de bienestar y confianza en sí mismos.

Ellas quedaron en general mucho menos satisfechas sexualmente. Ademas, contrariamente a lo que popularmente se supone, las mujeres no esperaron en principio que de estos encuentros nacieran relaciones estables. En realidad, lo que les llego a molestar fue el sentirse usadas: “Lo que las mujeres parecieron rechazar no fue la brevedad del encuentro, sino que los hombres no mostraran ningún aprecio por ellas. Sintieron que esta falta de gratitud por parte de ellos implicaba que se habían acostado con uno cualquiera”.

La influencia del ciclo menstrual

El estudio señala ademas que una de las razones por las que ellas caen en el sexo esporádico tiene que ver con el ciclo menstrual. Durante la fase de ovulación (que tiene lugar entre los días 10 y 18 del ciclo) el deseo sexual de las féminas aumenta y, con ello, la preferencia por las relaciones de una sola noche.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s