Mensaje a la oposición real, no a esta

Y la oposición venezolana lo volvió a hacer: traicionar a Venezuela. Pero hoy no hablaré de lo cobarde, traidores y gusanos políticos que son todos ellos. Hoy hablaré de nosotros: la oposición real.

La oposición real es aquella que desea ver en libertad a su país, pero la oposición oficial no se lo permite. Somos todos aquellos que hemos luchado dentro y fuera del país a fin de dar por terminada la dictadura. Somos los exiliados, los presos, los torturados, los muertos, y los que viven y luchan día a día en Venezuela. Todos nosotros somos la real oposición, y estamos frustrados, deprimidos y llenos de ira, ante la actuación de políticos como Capriles, Guevara, Guaidó, López, Borges, Ramos Allup y prácticamente todos ellos.

¿Qué hacemos como la verdadera oposición? Aquí les propongo algo:

  1. Romper con los políticos de siempre. Si ud. los ve en la calle, láncele una pita, un reclamo, que se sientan rechazados. Que no anden tan tranquilos en la calle. Que sepan que nos sentimos traicionados. Eso sí, sin violencia. Reclame, pero con civilización.
  2. Entienda que, por ahora, Venezuela está perdida y ud. tiene que velar por su vida. Busque mantenerse y mantener a su familia. Tome las decisiones pertinentes y cuídese.
  3. Apoye nuevos políticos, nuevas ideas, nuevas formas. Un país no muere, y siempre hay quienes surgen y luchan. Apoye, ayude, siga. Eso sí, sin fanatismo ni lealtad absoluta.
  4. No vote. No votar es un derecho a la protesta pacífica. Ud. como yo, sabe que esas elecciones no serán limpias, y los que ganen de la oposición es porque allí negociaron, además que ninguno tendrá poder. El régimen no saldrá jamás por votos.
  5. Por último (por falta de espacio), no caiga en depresión. No se muera de la rabia. Es sumamente difícil eso, pero hay que hacerlo. El país está perdido, sí, pero ud. no. Cuide su salud emocional, incluso vaya a terapia si lo necesita.
  6. Aprenda a usar redes sociales. No le pare a cuentas falsas (anónimos, muchos números en el nombre, falsa vida en redes, mil rt, etc). Son cuentas creadas para afectar sus emociones, su psicología. Bloquee siempre.

psicovivir #Venezuela #politica #MUD #G4 #oposicion #protestavenezuela

Venezuela: una deuda con la dignidad

Mi cuenta acá no es para hablar de política, pero sí de hacer reflexiones. No soy psicólogo en redes, pero sí uso la psicología para analizar lo que vivo y veo. Ante esto no puedo callar.

Lo que vivimos los venezolanos opositores es quizás la historia más grande jamás contada del engaño más masivo sobre la tierra. Dificulto que un país haya sido tan engañado en la vida, tanto tiempo y tantas veces, como el país opositor venezolano. No tengo reparo en decir, que somos el país más engañado de la historia moderna del mundo.

Pero esto no es sólo culpa de los que engañan, es responsabilidad también de los que creen. Un engaño la primera vez es diferente a un engaño la segunda vez. Ya la segunda, es culpa del engañado.

Así que en el caso venezolano, la responsabilidad es del mentiroso y de quien le cree.

Este tuit de @jguaido tiene 2 años. Hoy van a un diálogo que desde ya advierto, no llevará a nada. Quizás algunas elecciones fraudulentas, como siempre, y ya. Cohabitación. Como ha sido estos 21 años y como seguirá siendo con esta gente siendo protagonista del más grande engaño del mundo.

Venezuela es capaz de aguantar tipos como Chávez, Maduro, Guaidó, López y Capriles, sin reclamar, sin levantarse, sin producirles ningún tipo de miedo. Ningún político de los nombrados, le tiene miedo al pueblo, ninguno. La razón es que sabe que puede engañar y jamás le será cobrado.

En eso, los venezolanos tenemos una deuda con la dignidad.

Seguramente me pedirán propuestas, como siempre, como si eso sirviera. He dado muchas, cientos, en todas mis redes. Eso no importa. Puedo hacer una biblioteca de propuestas y todas quedarán acá, en un post irrelevante que en algunas horas perderá vigencia. El asunto no es la propuesta. El asunto es el darse cuenta que, sin duda alguna, somos el pueblo más engañado de la historia moderna.

Sepa.