El “Drama Guzmán” es serio, no una novela mexicana.

El abuso sexual siempre será un tema serio. De hecho, es tan traumático que son más las casos que nunca se denuncian que los que sí. El problema es que también se puede usar como arma y falsas denuncias.

En México hay revuelo con el caso de Alejandra Guzmán, su hija y el abuelo de ella. Supuestamente el abuelo (papá de Alejandra) abusó sexualmente de su nieta, y según ella, con conocimiento de su mamá. Todo esto denunciado más de 20 años después de que supuestamente sucedió.

Ante las acusaciones de Frida (hija de Alejandra), su mamá las niega y defiende a Enrique (su papá). Al final del camino esto parece definitivamente una novela mexicana. Pero no lo es.

El abuso sexual muchas veces es apañado por miembros de la familia, y al abusado denuncia y no le creen. Realmente pasa así, trayendo esto, conflictos y traumas más profundos.

Desde mi punto de vista, no sé si será verdad lo del clan Guzmán, pero lo que sí sé es que esto causa un daño enorme en quienes viven abusos sexuales y han pensado en denunciarlo. El ejemplo que están dando es terrible y hace daño, mucho daño, sobre todo al no hacerlo por canales correctos, sino en medio de shows de tv y chismes de farándula.

Mi mensaje es, todo abuso sexual debe ser denunciado, y en principio, debe creerse. Ahora bien, es importante investigar bien, buscar todos los elementos que puedan probar eso, sobre todo si quien denuncia es un adulto. Cuando es el caso de un niño, yo tiendo a creerle de manera inmediata. Un niño difícilmente va a mentir en algo así.

Espero que los Guzmán resuelvan su asunto. Mi recomendación es que busquen abogados, psicólogos y expertos en ese tema. Ojalá no lo sigan ventilando en los medios, y tengan la prudencia de entender que su manejo mediático de esto, desestima las ganas de alguien denunciar abuso, lo que le hace un flaco favor a estas personas.

Lleve.