El dilema de Djokovic ¿Estamos ante una dictadura sanitaria?

Al tenista número uno del mundo no lo dejan jugar en Australia, y amenazan con deportarlo por intentar entrar el país sin estar vacunado.

Si Djokovic no juega, posiblemente perdería su lugar en el ranking. Entonces veamos ¿Cuál es el resumen de esto? A un hombre sano, no lo dejan entrar en un país por no estar vacunado. Adicional a eso, a ese hombre sano, no le permiten trabajar.

Si uno lo ve así, el mundo dejó de ser un mundo libre y definitivamente tendríamos que reconocer que existe una dictadura sanitaria que habla más de control social que de cuidar la salud de las sociedades.

Pero existe otra forma de ver esto. Las vacunas no previenen el covid, pero, sin duda alguna, previenen la gravedad y la muerte (en alto porcentaje) de las personas. Eso significa que estar vacunado está bien, ya que te protege en gran medida a ti y a los demás de enfermar gravemente o morir por covid.

En consecuencia, surge un dilema. ¿Estamos en un mundo libre o frente a una dictadura sanitaria? La respuesta está en la historia. Mucha gente no habla de eso, pero a muchos países no puedes entrar si no te pones la vacuna de la fiebre amarilla. Igualmente, a muchos países no puedes entrar con artículos alimenticios y orgánicos que podrían poner en peligro (según las leyes de ese país) la vida de sus ciudadanos. Es decir, la prohibición de entrar a un país por medidas sanitarias siempre ha existido. Es decir, nunca hemos sido «libres» totalmente.

Así que, independientemente de que apoyemos al tenista o no, el hecho de no poder entrar a un país por no estar vacunado no es algo nuevo, y antes jamás nos habíamos quejado.

¿Cuál es mi postura? El tenista debe vacunarse y cumplir las reglas del país. Pero, por otro lado, los países deben empezar a eliminar cuarentenas, aumentar su eficiencia sanitaria, tener controles de viajeros, sin que estos controles sean cerrar aeropuertos o cancelar vuelos. Es decir, los países deben alejarse del confinamiento y los ciudadanos deben vacunarse. Es deber social rechazar los confinamientos y las cuarentenas, pero, a su vez, cuidarse, seguir las medidas de bioseguridad y vacunarse. Esa es mi visión acerca de esto.

Sepa.

psicovivir #psicologo #vacunas #covid #Djokovic