Fedeltà: la serie que me enfrentó personalmente a mis criterios sobre la fidelidad.

Ayer unos amigos me recomendaron una serie italiana llamada «Fidelidad». Al empezar a ver el primer capítulo, me enganché y no pude soltarla hasta el final. A pesar de que, como toda serie o película europea, es lenta y algo densa, me atrapó la temática y puesta en escena.

Gente que ni sueña en llegar a la infidelidad, le llega casi que sin querer. El drama de los celos, de como estos, intentando prevenir un engaño, terminan provocándolo, es algo que la serie muestra muy claramente, y justamente es así como lo veo en la vida real. Observar en la serie cómo gente con una aparente buena vida sentimental, al final solo está muriendo de «tranquilidad», es algo que yo conozco personalmente. Lo he vivido. Eso de andar «tranquilo» es a veces la forma de negar que vives «muriendo» en una relación.

La serie me enfrentó personalmente a mis criterios sobre la fidelidad. Yo personalmente no creo en ella como forma de probar el amor, y la serie me lo reafirma. No es la fidelidad lo que sostiene una relación, es el compromiso, y más allá de eso, es el objetivo común lo que realmente estructura una vida juntos. Si te pierdes, pierdes al otro. Si dejas de encontrar placer en estar juntos (más allá de lo sexual), dejas morir el amor, ya que amor y placer van juntos.

Otro elemento fundamental en la serie, es su alejamiento de la moral convencional. Toda la serie refleja cómo los integrantes de la misma, basan su vida en sus placeres, necesidades, ausencias y consecuencias. Todos tomando decisiones adultas, sin el concurso de una regla convencional. Eso me pareció excelente. No es que la moral no deba estar. No digo eso. Digo que la moral debe ser un elemento que ayude a generar relaciones en las que no se haga daño a otro, pero que jamás sustituya la experiencia personal y las normas que nacen de esa experiencia. Y la serie lo muestra perfectamente.

Conclusión: la fidelidad no sostiene una relación, la infidelidad tampoco es que la mata porque sí. La moral puede ser una prisión, y la libertad siempre tiene que venir acompañada de la responsabilidad de no hacer daño a nadie.

Buena serie, la recomiendo.

__
Y recuerda, nosotros estamos para ayudarte y sabemos cómo hacerlo. Para solicitar consultas pulsa el link del WhatsApp en mi perfil.

psicovivir #psicologoonline

seriesnetflix #infidelidad

parejas #relaciones

psicoterapiaonline #teampsicovivir

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s